Con la finalidad de estimular y visibilizar la dramaturgia venezolana; aparte de propiciar la discusión, y el análisis del contenido y la estética del teatro nacional; la Fundación Editorial El Perro y la Rana, editó y publicó las obras de teatro ganadoras del Premio Apacuana de Dramaturgia Nacional, creado en el año 2015, por la Compañía Nacional de Teatro, dirigida por Carlos Arroyo.

La publicación contiene, en orden cronológico, las cuatro primeras obras ganadoras: Peludas en el cielo, de Gustavo Ott (2015); La furia de Dios, de Jesús Benjamín Farías (2016); Oscuro, de noche, de Pablo García Gámez (2017); y Fin de mundo, de Rubén Joya (2018).

Además, de dos textos que resultaron con menciones honoríficas en la edición del año 2017: De por qué Ana Rosa Colmenares casi mató a Greta Pitre por el amor de Edgar Padrón (folletín teatral), de César Rojas; y Merdocnalds, de Jorge Cogollo.

LO ENTRETENIDO DE LEER OBRAS DE TEATRO

Las obras de teatro, pese a que han sido escritas, primeramente, para crear la puesta en escena y representarlas ante un público; leerlas también es recreativo e ilustrativo, porque es una experiencia diferente a leer un texto narrativo.

En honor a lo que afirmamos, tenemos que los textos teatrales son puntuales con las escenas, van al grano, y no se pierden en descripciones infinitas. Algo importante: al leerlas conoceremos excelentes historias y podremos entender a los personajes, sin necesidad, como lo dijimos anteriormente, de muchas descripciones.

Para mayor disfrute, podemos leer una o más obras, en una sola sentada, porque, casi siempre, no pasan de 70 páginas. Amén de que imaginarse los escenarios con exactitud, no tiene discusión. En otras palabras, una invitación a la lectura permanente de piezas teatrales.

EL PREMIO APACUANA

Creado en el año 2015 por la Compañía Nacional de Teatro, lleva el epónimo de una mujer indígena que luchó contra el imperio español en el siglo XVI, fue cacica y piache del pueblo quiriquire de la etnia mariche. Razones suficientes para servir de inspiración al maestro César Rengifo para su obra teatral Apacuana y Cuaricurián.  He aquí las razones, para la nominación del reconocimiento, que enaltece la dramaturgia nacional de los nuevos tiempos.

Fuente: Hernán Colmenares