El servicio de transferencias Zelle, muy utilizado en Venezuela para múltiples pagos cotidianos ante la escasez de efectivo, fue restituido para los clientes del banco Wells Fargo en el país caribeño después de permanecer inhabilitado desde el pasado junio, confirmaron este miércoles a Efe varios usuarios.

Un correo electrónico enviado a los usuarios, según pudo constatar Efe, explica que el pasado 25 de agosto se modificó un anexo en el servicio de transferencia para “proporcionar mayor claridad” sobre el uso de la plataforma y “eliminar información desactualizada”.

Asimismo, explican a los usuarios que no deben de hacer “ninguna acción” adicional y el aviso “simplemente tiene como fin” informar de dichos cambios.

Wells Fargo notificó a sus clientes en Venezuela el pasado junio que el servicio iba a ser suspendido por una infracción de un artículo del sistema de funcionamiento de Zelle.

Entonces se desataron los rumores y varios especialistas consideraron que se debía a una decisión de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos.

Venezuela vive desde hace más de un año un proceso de dolarización de facto que ha superado las medidas impuestas por el Gobierno en disputa de Nicolás Maduro ante la devaluación constante y acelerada de la moneda nacional, el bolívar soberano, que hoy se cambia a más de 450.000 unidades por cada divisa estadounidense.

El billete de más alta denominación es el de 50.000 bolívares soberanos, una divisa que sustituyó al bolívar fuerte en 2018 en un proceso de reconversión que eliminó cinco ceros a la moneda. A su vez, el bolívar fuerte había sustituido al bolívar en 2008, lo que supuso la eliminación de otros tres ceros.

Por eso, la única moneda que circula de forma cotidiana en las calles de Venezuela es el dólar y el sistema de transferencias Zelle es usado de forma muy frecuente para pagar en supermercados, cafés o restaurantes como alternativa a la falta de billetes.

Con información de EFE.