Maduro asumió el control en 2013 cuando Chávez murió y llevó al país a la bancarrota. En 2019, Venezuela se enfrenta a una de las peores crisis económicas y políticas que se han visto en América Latina. El Banco Mundial estima que el 87% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. El malestar civil está muy extendido.

Por: Pascal Serres – Global Fleet / Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, se juramentó como presidente interino en enero de 2019 y ha sido reconocido por cincuenta naciones. El futuro del país está en el centro de los intereses geopolíticos: Rusia y China apoyan a Maduro, mientras que los Estados Unidos y la mayoría de los países europeos y latinoamericanos apoyan a Guaidó.

20 años de mala gestión

Chávez ganó la elección en 1999 con la promesa de dar poder al pueblo y acabar con la corrupción de los partidos políticos tradicionales que habían gobernado Venezuela. Reescribió la constitución para perpetuarse en el poder y la aprobó por referéndum popular. Consagra educación gratuita, atención médica gratuita, acceso a un ambiente limpio, derechos de las minorías y soberanía popular. Revirtió las políticas del FMI, impuso un tipo de cambio fijo y pagó la deuda externa. A principios de la década de 2000, cuando los precios del petróleo se dispararon, el gobierno de Chávez consolidó su poder sobre la economía y utilizó los fondos del petróleo para pagar sus programas de asistencia social, la reforma agraria y la creación de cooperativas de trabajadores, sin tener en cuenta las inversiones necesarias en la industria petrolera.

Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo. Durante veinte años y hasta 2010, la producción diaria fue de más de 3 millones de barriles por día. Sin embargo, a partir de 2013, la producción se ha reducido regularmente a alrededor de 1,5 millones bpd debido a la mala gestión de las fuerzas militares a cargo. La Administración de Información de Energía (EIA) de EEUU predice que la producción de petróleo podría caer a 700,000 barriles por día para diciembre de 2019.

Cuando Maduro asumió el control después de la muerte de Chávez en 2013, el petróleo representó el 95% de las exportaciones y más del 25% del PIB. Con Maduro, la economía de Venezuela se ha deteriorado constantemente. Cuando las ganancias del petróleo comenzaron a disminuir en 2014, Maduro comenzó a limitar las importaciones que necesitaban los venezolanos y la escasez comenzó a crecer.

Las reservas de divisas, que generalmente se guardan para las dificultades económicas, se gastaban para pagar la deuda.

En julio de 2018, el FMI comparó la hiperinflación en Venezuela con la de Alemania en 1923. El colapso ha provocado escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos, y ha provocado un éxodo de venezolanos que ha abrumado a los países vecinos. Las Naciones Unidas estiman que el 7% de la población (2,3 millones de personas) ha emigrado para escapar de la pobreza y la violencia. El país está clasificado como el país más inseguro del mundo por Gallup debido a la escasez y el hambre: el 98% de los crímenes permanecen impunes, mientras que los prisioneros son abandonados y mueren en cárceles superpobladas.

El ecosistema de la movilidad es una ruina

El sector de la automoción no se ha librado. Las importaciones han disminuido y la producción interna se ha desplomado de 450,000 registros en 2007 a 2,000 en 2018. Los conductores encuentran cada vez más dificultades para mantener sus vehículos en la carretera. El combustible es casi gratis (un centavo por litro), pero la escasez de gasolina es cada vez más común, creando seis horas o más de colas de combustible. Para aliviar la escasez, el gobierno ha organizado un censo que probablemente racionará el combustible y evitará que los contrabandistas revendan el combustible para obtener ganancias en los países vecinos. Las baterías, el aceite del motor y los neumáticos son prohibitivamente caros, si están disponibles. Los líderes sindicales del transporte estiman que en solo dos años la flota de 280,000 autobuses de pasajeros del país se ha reducido a 30,000.

En 2017, el gobierno venezolano se hizo cargo de una fábrica de automóviles propiedad de General Motors, una compañía que ha estado haciendo negocios en el país desde 1948. Durante años, han luchado para importar piezas de automóviles y otras materias primas debido a los controles monetarios del gobierno. En 2018, Ford produjo y vendió 1,000 autos, seguido por Toyota con 600 y FCA / Chrysler con los 400 restantes. El gobierno ha tratado de remediar la situación al asociarse con compañías chinas para producir autos en Venezuela. Durante el desfile militar de 2018 con motivo del Día de la Independencia de Venezuela, se dieron a conocer nuevos vehículos blindados militares chinos. Entre 2005 y 2017, el Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportación e Importación de China han prestado más de $ 62 mil millones a Venezuela.

Registro vehicular de Venezuela

Lo que sigue: las medidas de la Casa Blanca para congelar los activos de PDVSA en Estados Unidos, incluidas las ganancias de las exportaciones de petróleo, en gran medida cortan el acceso de Maduro a las divisas fuertes. La escasez debilita el régimen de Maduro, pero el ejército que controla la economía se ha mantenido leal hasta el momento. La ayuda extranjera de los EEUU almacenada a lo largo de la frontera con Colombia y Brasil no pudo ingresar a Venezuela debido a que la oposición de Maduro debilitó aún más el apoyo del régimen. La intervención militar estadounidense para expulsar a Maduro sigue siendo poco probable y tanto Rusia como China han amenazado con defender el régimen. El destino de Venezuela está probablemente en manos de su gente y la capacidad de Juan Guaidó para ganar el apoyo del ejército. Podría ser una cuestión de días o meses antes de que caiga el régimen y se abra una nueva era. Venezuela es rica en petróleo y debería atraer apoyo internacional para acelerar la reconstrucción.

Petróleos de Venezuela, SA (PDVSA) es la compañía estatal venezolana de petróleo y gas natural. Tiene actividades en exploración, producción, refinación y exportación. Desde su fundación el 1 de enero de 1976 con la nacionalización de la industria petrolera venezolana, PDVSA ha dominado la industria petrolera de Venezuela, el quinto mayor exportador mundial de petróleo.

Después de la Revolución Bolivariana, PDVSA se usó principalmente como una herramienta política del gobierno. PDVSA contribuyó a los proyectos de desarrollo social del gobierno. Las ganancias también se usaron para ayudar a la presidencia, con fondos dirigidos a los aliados del gobierno venezolano. Freddy Superlano, opositor parlamentario, también estima que $ 400 mil millones fueron robados por Chávez y Maduro.

Con PDVSA centrándose en proyectos políticos en lugar de producción de petróleo, los estados mecánicos y técnicos se deterioraron, mientras que la experiencia de los empleados se eliminó después de miles de despidos motivados políticamente.

La incompetencia dentro de la empresa ha llevado a graves ineficiencias y accidentes, así como a la corrupción endémica.