El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a comparar al exvicepresidente Joe Biden con el chavismo.

En entrevista para Fox News, Trump insistió en que si Biden llega al poder la izquierda radical destruirá Estados Unidos con el mismo tipo de ideología que tomó las riendas de Venezuela, donde “no hay agua, ni comida ni medicinas”.

El mandatario también reconoció que él no es un buen perdedor. Restó credibilidad al aluvión de encuestas que conceden una ventaja considerable a Biden, quien es su probable rival en noviembre.

“No creo que vaya a perder. ¿Sabe cuántas veces me han dado por derrotado? (…) No estoy perdiendo, porque esas son encuestas falsas, fueron falsas en 2016 y ahora son todavía más falsas”, zanjó.

El mandatario reaccionó así a un sondeo de Fox News que daba a Biden ocho puntos de ventaja, pero otras encuestas han pintado un panorama aún más favorable para el exvicepresidente, incluida una publicada este domingo por el diario Washington Post y la cadena ABC que sitúa al candidato demócrata 15 puntos por delante de Trump.

“¿Sabe por qué no voy a perder? Porque el país, al final, no va a elegir a un hombre que está arruinado. Está arruinado mentalmente”, subrayó.

Trump no quiso responder a la pregunta de si cree que Biden está senil, pero sí le calificó de “incompetente” para la Presidencia y dijo que “ni siquiera sabe que está vivo” y “no sabe juntar dos frases”.

Un portavoz de la campaña de Biden, Andrew Bates, dijo al Washington Post que serán los estadounidenses quienes decidan el resultado de las elecciones. Añadió: “El gobierno de Estados Unidos es perfectamente capaz de expulsar de la Casa Blanca a los intrusos”.

“Tendré que verlo”

El presidente de Estados Unidos se negó a aclarar si aceptará el resultado de las elecciones de noviembre, y volvió a insistir, sin pruebas, en que el voto por correo amañará los comicios.

“Tendré que verlo. No voy a decir simplemente que sí, no voy a decirlo, y tampoco lo hice la última vez”, dijo al ser preguntado por si aceptará una posible derrota en noviembre.

El mandatario se refería a sus propias declaraciones de octubre de 2016, cuando rehusó comprometerse a acatar los resultados de los comicios de ese año en caso de que ganara su rival demócrata, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton.

En esta ocasión, Trump lleva semanas desacreditando el método de voto por correo, que muchos estados han facilitado en el contexto de la crisis del coronavirus, al denunciar que eso puede llevar a un fraude electoral, algo sobre lo que no hay ninguna prueba.

“Creo que el voto por correo va a amañar las elecciones, realmente lo creo”, aseguró el mandatario en la entrevista.