Las fuerzas de seguridad del régimen de Maduro impedieron este martes la entrada de diputados opositores a la sede del Parlamento antes de una sesión y tras la tensión que causó el máximo tribunal al acusar a legisladores de traición a la patria la semana pasada.

Funcionarios de la policía de inteligencia, Sebin con armas largas y capuchas, así como grupos de policías nacionales y militares rodeaban varias cuadras cercanas al Congreso a la hora de inició de la sesión, sin permitir la entrada de diputados, trabajadores y periodistas.

El operativo, que se prolongaba por varias horas, comenzó con la búsqueda de un presunto artefacto explosivo en la sede del Congreso, según información que recibieron los diputados. Pero los funcionarios no bloqueaban el tráfico en la zona, ni el paso de transeúntes.

“Cree que el Poder está en los edificios, en las gavetas, en un manojo de llaves. El poder que alguna vez tuvieron lo perdieron cuando perdieron al Pueblo”, escribió el jefe del Congreso, Juan Guaidó, en su cuenta de Twitter sobre la restricción en el acceso a la sede.

La sesión ordinaria, que estaba prevista para las 10 de la mañana (1300 GMT), no comenzaba y los diputados permanecían reunidos en la sede administrativa del Parlamento, que se encuentra a unas pocas cuadras del Palacio, para decidir dónde se haría la reunión.

“Han denunciado falsamente que supuestamente hay unas bombas, que hay explosivos en el Palacio (…) Eso es un engaño para impedir que hoy funcione el Parlamento”, dijo el diputado opositor Jorge Millán. “Vamos a insistir en poder entrar al Palacio, y si no sesionamos hoy, lo haremos mañana”, agregó.

El Ministerio de Comunicación e Información no respondió a solicitudes de comentario sobre lo ocurrido en el Parlamento.

El Congreso, bajo control de la oposición, tenía en su agenda discutir la situación de legisladores acusados por el Tribunal Supremo de Justicia y la detención de uno de ellos.

Miembros de la Policía Nacional de Venezuela hacen cola en el edificio de la Asamblea Nacional en Caracas, Venezuela, 14 de mayo de 2019. REUTERS / Ivan Alvarado

 

La policía de inteligencia arrestó el pasado miércoles al primer vicepresidente del Parlamento, Edgar Zambrano, uno de los diez legisladores acusados de conspiración y traición de la patria por el máximo tribunal, tras una movilización opositora el 30 de abril que pedía a militares desconocer al presidente Nicolás Maduro y lideraba por Guaidó.

“Todo esto es parte del show para impedir el funcionamiento de la Asamblea Nacional”, dijo el parlamentario Juan Pablo Guanipa a Reuters. “Esta es una dictadura que persigue a la disidencia y luchamos para que se produzca un cambio político”.

Al menos unos 15 legisladores habían denunciado el viernes amenazas en sus hogares y otros tres, acusados por el máximo tribunal, entraron a las embajadas de Italia y Argentina el jueves.

Guaidó, que invocó artículos de la Constitución para proclamarse presidente encargado, ha sido reconocido por decenas de países que consideran ilegítima la elección de Maduro en cuestionados comicios.

Frente al Palacio Legislativo permanecían vehículos del Sebin y la Policía Nacional, cuando lo rutinario es la presencia de guardias nacionales que cumplen labores de custodia de esa instalación.

Con información de Reuters

Los miembros de las fuerzas de seguridad montan guardia cerca del edificio de la Asamblea Nacional en Caracas, Venezuela, 14 de mayo de 2019. REUTERS / Ivan Alvarado