‘Roma’ brilló sin Cuarón en la gran fiesta del cine iberoamericano

Con ritmo caribeño y electrónico el español Raphael puso en pie al público cantando ‘Mi gran noche’

Roma sigue cosechando triunfos de forma imparable. El último, en la misma tierra del director Alfonso Cuarón. Y es que la película que recuerda en blanco y negro su infancia desde un punto nostálgico e íntimo ha sido la gran triunfadora en la gala de los premios Platino, celebrada este domingo en el Teatro Tlachco de la Riviera Maya mexicana por segundo año consecutivo. Con nueve nominaciones, la ganadora de tres premios Oscar ha materializado cinco estatuillas: película iberoamericana de ficción, dirección, guión, fotografía y sonido. Sin embargo, se ha echado de menos la presencia de Cuarón, que no ha podido acudir a la ceremonia y ha dejado así un poco huérfana la gran fiesta del cine iberoamericano.

La noche de 12 años, que optaba a seis galardones, se ha ido de vacío y Pájaros de verano, con seis nominaciones también, se ha llevado el de dirección de arte. El reino, de Rodrigo Sorogoyen, que obtuvo siete premios Goya, ha logrado dos de los cuatro galardones a los que optaba, el de montaje para Alberto del Campo y el de mejor actor paraAntonio de la Torre, que ha arrasado con su personaje de político corrupto al límite. El malagueño ha tenido palabras de recuerdo al recién fallecido exvicepresidente del Gobierno y exsecretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, por su ayuda en el frenético guión del filme y ha asegurado que tiene ganas de trabajar en Hollywood, aprovechando la presencia en el evento de John Bailey, presidente de la Academia de Hollywood. Precisamente Bailey ha entregado junto a Maribel Verdú y Angie Cepeda el premio gordo de la noche, el de mejor película iberoamericana de ficción para Roma.

La sexta edición de los Platino, también conocidos como los Oscar latinos, ha comenzado con una actuación apoteósica de Raphael, premio de Honor de esta edición, que ha puesto al público en pie cantando su icónico tema Mi gran noche, versionada con percusiones caribeñas y electrónicas. Santiago Segura estaba en su salsa, muy feliz de ejercer por segunda vez de anfitrión de la gala tras su participación en la edición en Uruguay en 2016 y por ser fan absoluto del cantante español, que ha sido homenajeado por su larga trayectoria en la música y el cine. “Empezar con Raphael y que luego salga yo es un bajón” ha dicho el intérprete de la saga Torrente. Pero la ceremonia ha transcurrido luego con el espíritu fiestero y alegre que le caracteriza, con muchas bromas cordiales e incluso Segura se ha permitido lanzar un dardo contra Trump y su muro al poco rato de empezar el show. Y ha opinado entre risas que John Bailey está aquí “haciendo espionaje industrial”, además de mencionar la escasa repercusión de la gala de los Oscar de este año por falta de conductor.

Segura ha estado acompañado como anfitrión de la actriz mexicana Cecilia Suárez, que también ha logrado el premio Platino a la mejor actriz de miniserie o teleserie al que estaba nominada por su papel en La casa de las flores. El actor y cómico Edu Soto ha querido poner su granito de arena con su típico humor acudiendo al teatro en bañador en representación del público español que estaba viendo la gala. Luego se ha cambiado de atuendo y se ha atrevido a cantar en italiano sobre el escenario reuniendo a actores como Imanol Arias, Edward James Olmos o Yalitza Aparicio.

Con informaciones de La Vanguardia