Este jueves, Jorge Arreaza, canciller del régimen de Nicolás Maduro junto al Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrel, en medio de una conversación telefónica acordaron “promover los contactos diplomáticos entre las partes al más alto nivel”, esto “en el marco de una cooperación sincera y del respeto al Derecho Internacional”.

Ante esto, el régimen venezolano dejó sin efecto la decisión de expulsar a la embajada de la UE en el país, Isabel Brilhante Pedrosa.

El pasado 29 de junio de 2020, Nicolás Maduro declaró persona non grata a la Embajadora Pedrosa, Jefa de la Delegación de la Unión Europea en Caracas, y le daba 72 horas para abandonar el país, luego que la delegación europea emitiera sanciones a funcionarios del chavismo.