Pasado el mediodía de este viernes se registró una fuga de gases en la refinería El Palito, en el estado Carabobo. El lugar del problema es el catalizador de la planta de fraccionamiento de craqueo catalítico (FCC), esencial en el proceso de producción de combustible.

Eudis Girot, director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), explicó El Nacional que no hubo incendio sino una fuga de catalizadores y gas.  “Se produjo luego de un intento por parte de la gerencia de la refinería de aumentar la producción de nafta catalítica y, a su vez, aumentar la capacidad de procesamiento de la planta FCC”, indicó.

El sindicalista petrolero advirtió que los trabajadores están en riesgo debido a las “condiciones muy inseguras” dentro de la instalación petrolera. “Están presionados por el gobierno, que intenta  producir gasolina a cuesta de lo que sea, poniendo en peligro la vida de los trabajadores”, enfatizó.

Por lo que se pudo conocer, no hubo lesionados por la fuga en el catalizador.

Reactivación en picada

El centro de refinación carabobeño, paralizado desde 2017, retomó la producción de combustible a mediados de marzo de este año, luego de la llegada de los cinco buques iraníes cargados de gasolina.

La reactivación en ese momento se dio en los niveles mínimos. De los 140.000 que es capaz de procesar, producía entre 10.000 y 20.000 barriles diarios.

En los últimos cinco meses las operaciones han sido suspendidas por diversas fallas asociadas a la poca inversión y la falta de mantenimiento.

El mes pasado ocurrieron fugas en las  tuberías de la planta de crudo y en la de FCC de El Palito.

Esas fugas, según ecologistas, sería el origen del derrame de hidrocarburo que hoy afecta los frágiles ecosistemas del Golfo Triste y el Parque Nacional Morrocoy, en Falcón.