La Coordinadora de Investigación y Docencia de la Fundación Bengoa, Maritza Landaeta, afirma que ha habido un incremento de los niños venezolanos con desnutrición aguda. Por ello, se han convertido en “presa fácil para tener enfermedades crónicas en un futuro”, como diabetes, obesidad o problemas del corazón.

La nutricionista, en entrevista para HispanoPost, detalla que tanto ella como el equipo de especialistas de la fundación han visto “cómo se ha incrementado el porcentaje de niños con desnutrición aguda que están asistiendo a los centros ambulatorios”.

Sin embargo, considera que lo «más grave es que la desnutrición se está presentando en niños cada vez menores a seis meses y a un año”. “Estos son los niños que tienen menos capacidad de recuperarse. Por eso, muchos de ellos están incrementando las cifras de mortalidad infantil en Venezuela”, añade.

Explica que también ha aumentado el porcentaje de niños con retardo de crecimiento por no recibir la cantidad de calorías que necesitan para crecer, y esto arroja consecuencias tanto físicas como intelectuales.

Caritas ha detectado 15% de desnutrición aguda y hasta 30% de niños con retardo de crecimiento en comunidades venezolanas. “Esta última cifra también se ha hallado en la evaluación de la Fundación Bengoa a los niños con edades escolares, lo que indica que el problema que se focalizó en los menores de cinco años ya avanzó hacia los niños que están asistiendo a la escuela porque las familias no tienen cómo suplir los requerimientos mínimos que ellos necesitan, y la escuela tampoco los está ayudando al respecto”, señala la experta.

Hace un mes, cuando el inicio escolar estaba próximo a iniciar, el integrante de la Red de Padres, Madres y Representantes, Carlos Cedeño, enfatizó que “cada vez son más los casos de padres que mandan a sus hijos a la escuela solamente dos veces a la semana, debido a que no cuentan con dinero para costear el transporte y enfrentan la escasez de comida”.

Aunque el viceministro de Instalaciones y Logística del Ministerio para la Educación, Eduardo Hurtado, afirmó en septiembre que se distribuirán 603 mil toneladas de alimentos a 24 mil centros educativos del país con el Programa de Alimentación Escolar (PAE), se desconocía cuáles son los productos que formarían parte de la nutrición de los alumnos. Así los confirmaba la profesora y miembro de la Asamblea de Educación, Olga Ramos.

En la actualidad, Landaeta detalla que los niós solo reciben harinas, como pastas y arroz, en las escuelas públicas por parte del PAE “y, al no tener proteína de ningún tipo, se observa que el daño que se puede causar producto de la crisis es mayor porque se le está negando al niño la posibilidad de estudiar por la falta de alimento”.

Fuente: ABIGAIL CARRASQUEL, CARACAS