La Habana, 27 jun (EFE).- La muerte esta semana de un joven negro supuestamente por disparos de la policía en La Habana en circunstancias no aclaradas ha conmocionado a los cubanos, mientras las autoridades de la isla y los medios estatales guardan hasta ahora silencio sobre el suceso.

El incidente, ocurrido en el barrio de Guanabacoa, en la periferia de la capital, lo dieron a conocer familiares del chico fallecido a través de la red social Facebook, donde una mujer llamada Lenia Patiño que se identificó como tía del joven publicó una foto del rostro del cadáver y algunos detalles de lo sucedido.

El fallecido, identificado como Hansel Ernesto Hernández Galiano, tenía 26 años y murió supuestamente como consecuencia de disparos de agentes de policía que huyeron, aunque se desconocen más detalles de lo ocurrido. La familia asegura que Hansel no iba armado.

Efe contactó con los familiares del joven que relataron lo sucedido en las redes sociales, sin obtener respuesta.

Un incidente de este tipo es algo muy poco habitual en Cuba, donde la normativa que rige la actuación policial prohíbe estrictamente que los agentes hagan uso de sus armas de fuego salvo en casos excepcionales, como que su integridad física corra peligro.

La falta de explicaciones oficiales sobre un hecho tan grave e inédito en la isla ha provocado además la indignación de muchos cubanos en las redes sociales, donde desde este viernes se está difundiendo una convocatoria para una manifestación de protesta el próximo martes frente un conocido cine del céntrico barrio del Vedado.

Las manifestaciones en el país caribeño requieren del permiso de las autoridades, una autorización raramente concedida a organizaciones de la sociedad civil independiente. EFE

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]