El senador chileno José Miguel Insulza, también ex secretario general de la Organización de Estados AMericanos, afirmó este jueves que insistir en la idea de elecciones anticipadas en Venezuela como solución a la actual crisis no funciona y no evitaría el colapso del país.

Sin embargo, Insulza rechazó la idea de una intervención militar en Venezuela, como sugieren algunas personas adversas a Nicolás Maduro, pues consideró que la única posibilidad es impulsar un gobierno de transición que reconstruya la nación.

“El problema de Venezuela es que es un país completamente desarticulado. Seguir pidiendo elecciones en dos meses, que renuncie Maduro y (después) hacemos otra elección por dos meses más, no funciona”, indicó el senador chileno durante un evento en la Casa de América en Madrid, España.

Insulza destacó que Maduro no admite que existe una crisis en el país y hace como si no pasara nada, pese a que la economía está completamente destruida.

Al mismo tiempo, señaló que Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, en realidad no se puede hacer cargo de nada.

Argumentó que por eso Latinoamérica debe encontrar una solución sin tomar bandera, como lo ha hecho el Grupo de Lima, sin buscar líderes providenciales en Venezuela y sin una salida electoral o forzada del actual gobernante, necesariamente.

“Se busca una negociación seria para resolver la crisis de Venezuela. Pero es difícil hacerlo con Maduro, que promete y no cumple. El fin puede ser que se vaya Maduro, pero no el principio”, declaró.

El ex representante de la OEA aseveró que la única salida es el diálogo que se está buscando en Noruega, donde delegados de Maduro y Guaidó iniciaron conversaciones en mayo.

Por otra parte, Benedicte Bull, directora de la Red Noruega de Investigación sobre América Latina, expuso que su país hace un papel facilitador, pero que se trata de un proceso previo de una negociación y de preconversaciones para establecer una agenda.

Entrevistada por Efe después de participar en el mismo evento, titulado «América Latina en un orden mundial en crisis», la académica coincidió con Insulza en que vencer a Maduro por la vía electoral ahora es imposible y que los venezolanos quieren un diálogo aunque no haya una salida pronta.

“Coincido en que si uno organizara elecciones en Venezuela mañana, sin primero renovar el Consejo Electoral, sin restablecer la confianza en todo el sistema electoral, sería un fracaso”, opinó.

La investigadora explicó que las conversaciones se han llevado en secreto, por lo que el gobierno noruego ha evitado detallar su avance. Además, defendió la neutralidad de su país, pues no tiene mayores intereses políticos o económicos en Venezuela, y argumentó que el diálogo no se contrapone a otras estrategias paralelas, como la imposición de sanciones individuales.