El Grupo Adecco Argentina presentó hoy un muy interesante estudio sobre la migración de venezolanosen Argentina, un fenómeno creciente y sin visos de reversión pronta. Según cálculos recientes de la ONU, el número de venezolanos que abandonaron su país ya llegó a los cuatro millones. ¿Cómo es su situación laboral, por qué llegan al país, qué ciudades eligen para vivir, en qué rubros consiguen trabajo? Esas son algunas de las preguntas que busca responder la investigación recientemente realizada.

Entre 2009 y 2018 se radicaron en Argentina 130.820 venezolanos, dice Adecco. Pero, de ese total, 53,91% llegó en 2018. Así, 70.531 venezolanos se radicaron en el país durante el año pasado, frente a 47.391 provenientes de Paraguay y 37.203 originarios de Bolivia, según datos de la Dirección Nacional de Migraciones Argentina. Pero el fenómeno se está acelerando y, según reportó La Nación, ingresaron 40.000 en los primeros tres meses de 2019. La mayoría se radicó en la región metropolitana de Buenos Aires y explicó que la receptividad del país (regulatoria y cultural) es uno de los motivos detrás de su atracción. Algunos, incluso, llegaron caminando.

Según el relevamiento de Adecco, entre los venezolanos, 63,17% dice no haber conseguido trabajo estable y estar en búsqueda activa; 32,34% dice estar trabajando de manera estable, aunque sigue buscando porque consiguió un empleo pero no es lo que esperaba y, finalmente, 4,49% refiere estar trabajando de su profesión.

Sobre 539 casos encuestados, dice Adecco, “verificamos 112 ingenieros (20,78%), 106 licenciados (19,67%) y 26 técnicos (4,82%), es decir, 45,26% de los migrantes tienen un título de grado, tecnicatura o estudios superiores”, pero sólo 12,24% de ellos trabaja o ejerce gracias a su título (66 personas).

Independientemente de su formación académica o experiencia, 39,02% de los consultados migrantes refirieron desempeñarse en tareas de comercio, retail y servicios (repositores, cajeros, vendedores, encargados o mozos); 13,28% manifestó “ser independiente” (consultor, cuidado de personas, trabajo en casas particulares, chofer y cadetería); 12,14% indicó desempeñarse en algún trabajo vinculado con la industria (ingeniería, control de producción, construcción, jefe de depósito) y 35,55% confirmó estar desempleado.

A casi 35% de los venezolanos que llegan al país le toma entre uno y tres meses conseguir empleo; entre 3 y 6 meses a casi el 30% y entre 6 meses y un año a casi 19%.

Por otra parte, al ser consultados acerca de sus ingresos mensuales, 48% vive con $15.000 o menos; 35,13% entre $15.000 y $30.000; el 12,38% entre $30.000 y $50.000 y con más de ese número, 4,4%.

Además, 68,42% de los encuestados que trabaja afirma estar “en negro” frente a 16,58% registrado como monotributista y 15% aportante al régimen de autónomos.

La visión oficial

El domingo, en CNN, el presidente Mauricio Macri dijo que “no está en la agenda de corto plazo” poner una visa a los inmigrantes de ese país, tal como hizo Chile. “Claramente la crisis humanitaria, inédita en la historia de nuestra región, que está viviendo Venezuela comienza a afectar a todo el mundo, especialmente a Colombia: se habla de millones de venezolanos emigrando de pie al territorio.

Es complejo, pero también tenemos una enorme solidaridad con el pueblo venezolano que la tuvo con nosotros en épocas donde también hubo gente que se tuvo que exiliar. Y la verdad que, hasta ahora, son toda gente que viene con la mejor intención de trabajar, de aportar, agradecida de la oportunidad que se les da. Y lo que tenemos que hacer todos es seguir esta batalla, como el Grupo Lima lo está haciendo, de reclamar por la vuelta de la democracia, por reclamar por una salida electoral rápida que pare este desastre que está viviendo el pueblo venezolano”, dijo Macri.