La coordinadora nacional del partido Vente Venezuela, María Corina Machado, sí ve factible una “alianza internacional” con quienes considera son “verdaderos amigos” de la causa, para así deponer al gobierno de Nicolás Maduro y concretar el denominado cese de la usurpación.

“Consolidemos esa gran fuerza de liberación que desplace a la fuerza de ocupación presente en Venezuela”, indicó.

Durante una entrevista con el canal Venepress, la líder opositora aseguró que aquí ya no se trata de su nuestros aliados están dispuestos o no a ayudar a los venezolanos a desmontar el conglomerado criminal venezolano, sino de convencerlos, si es necesario.

“La ruta del desconocimiento puso al régimen contra la pared, pero aquí hay que tomar decisiones fuertes, duras. La pregunta es si podemos solos los venezolanos, cuando del lado de allá se han desnudado todas las fuerzas criminales de la guerrilla, del narcotráfico, de los grupos financieros; intereses geopolíticos de Cuba, de Rusia”, expresó.

Machado recordó que en cada momento clave de la historia nacional, los líderes venezolanos buscaron refuerzos y convencieron a nuestros “verdaderos amigos”.

“Si es necesario, hagámoslo. De este lado tiene que haber decisión, carácter, lucha sin desvío; que vean que de este lado hay la fuerza intelectual y moral para enfrentar a este régimen y avanzar a una transición amplia, pero con bases éticas”, añadió.

Sobre las negociaciones en Noruega, la dirigente señaló que se trata de otro episodio como los de República Dominicana, La Rinconada y Miraflores: “Una y otra vez, tutelados por los cubanos, este régimen, cuando siente presión, se disfraza, dice que están dispuestos a dialogar y después, una y otra vez, todo lo que ofrecen lo incumplen, lo violan y la arremetida contra la sociedad es brutal.

Por eso el país no cree nada y tampoco lo creen nuestros verdaderos aliados internacionales”.

“La ruta está clara: fuerza, desconocimiento y coraje”

En este sentido, dijo confiar en la capacidad de discernir de la población venezolana y calificó los encuentros en Noruega como “un desvío de la ruta”, por lo que insistió al presidente Juan Guaidó cerrar ese capítulo. “La ruta está clara: fuerza, desconocimiento y coraje”, dijo.

Indicó que ya no solo se trata de la vida de los venezolanos, sino de un gobierno con una “ambición continental”, que tiene al Foro de Sao Paulo por detrás y que tiene un objetivo en México, Brasil, Colombia y todo el hemisferio.

A su juicio, se trata de avanzar en una transición con objetivos y aliados claros: “En esa transición cabe cualquier ciudadano, independientemente de su ideología, siempre y cuando no esté comprometido con las mafias. No divido a los venezolanos en chavistas o no; somos ciudadanos y tenemos que ir a un proceso de reencuentro, pero hay que extraer a las mafias”.

Aclaró que ha hecho llegar directamente su posición a Guaidó y le manifestó su respaldo para lograr el desalojo de la tiranía. “Él sabe lo que pienso y tiene muy claro que aquí estamos dispuestos a correr el riesgo que haya que correr para desalojar a las mafias. Sabe lo que tenemos que hacer juntos”, expresó.

Machado envió también un mensaje a los venezolanos para recordarles que “Occidente no va a tirar la toalla con Venezuela”.