ELKIS BEJARANO DELGADO

El Diario Las Américas

Hugo Carvajal, el exjefe de inteligencia del régimen de Venezuela por más de ocho años, esta semana logró evadir a la justicia estadounidense que lo busca por varios delitos como narcotráfico, vínculos directos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y corrupción, entre otros.

La libertad que obtuvo el pasado lunes, cuando la Audiencia Nacional de España negara la solicitud de extradición hecha por el gobierno de los Estados Unidos, podría perderla pronto, ya que los crímenes de los que se le acusan no prescriben, ni en Venezuela, ni en los países defensores de derechos humanos, de acuerdo con lo expuesto por Alejandro Rebolledo, magistrado venezolano en el exilio, en conversación con DIARIO LAS AMÉRICAS.

En sus declaraciones, el magistrado mencionó lo que establece la ley venezolana al respecto y citó el artículo 271 de la Constitución Nacional, según el cual, ninguno de los delitos que se le imputan a Hugo Armando Carvajal Barrios prescribirían.

En sus palabras, el letrado advirtió que quienes luchan por devolver el orden constitucional y la justicia a Venezuela, persiguen a quienes han violentado el respeto a los derechos humanos, a los que han robado y a quienes han tenido nexos con el narcotráfico. Con ese propósito, según advirtió Rebolledo, en el caso de Carvajal, procurarán una investigación y una recopilación de pruebas que permitan demostrar, que como otros han hecho, amparado en una supuesta ideología o filosofía política, se cometieron una serie de delitos que violentan el ordenamiento jurídico venezolano y los estándares internacionales.

¿Significa que en algún momento Carvajal va a enfrentar nuevamente a la justicia?

-Sin lugar a dudas. Como todos los sujetos que han cometido delitos graves en Venezuela, con vinculación con la delincuencia organizada transnacional, el narcotráfico y el terrorismo, van a ser investigados, imputados, acusados y condenados. El ordenamiento jurídico y los procesos tienen formas de proceder. Cuando tienes un proceso penal se puede lograr que el investigado, si quiere cooperar con la autoridad que lo está investigando, puede hacerlo para obtener beneficios procesales. Sólo quiere decir que un sujeto como Carvajal pueda obtenerlos en virtud de su cooperación, como todos. Pero va a ser investigado, y más él, con toda la información que maneja.

¿Esta decisión se puede ver como un revés para el gobierno interino de Juan Guaidó?

-Que hayan negado la extradición a EEUU [a Hugo Carvajal], no quiere decir que no haya cometido los delitos, sino que bajo el punto de vista de la legislación española, a lo mejor no cumplía con todos los requisitos para ser extraditado. Durante los procesos judiciales existen cuestiones de fondo y forma que procesalmente logran decisiones a favor o en contra. Pero no quiere decir que Carvajal quede absuelto de los grados de participación que ha podido tener en un momento determinado.

¿Es posible que cuando caiga el régimen en Venezuela, sea juzgado por un cuerpo colegiado imparcial?

-En el momento en que existan instituciones independientes en Venezuela, empezando por el Poder Judicial y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), existirá un proceso para todos estos sujetos. El TSJ (impuesto por el chavismo) es el gran responsable de la tragedia de Venezuela y de su inestabilidad, porque es el órgano llamado a darle estabilidad de Estado, a tener el equilibrio de los poderes para que exista justicia y paz.

-Ahora en libertad, cree que Carvajal aportará información sobre el régimen de Maduro

-La delincuencia organizada tiene el control de Venezuela, es un aspecto muchísimo más grave porque las mafias china, rusa y turca, además de los carteles mejicanos y colombianos y la agenda política castro comunista tienen el control del país. La lucha que hemos tenido contra la delincuencia organizada no la va a mover ni Carvajal ni Tareck El Aissami. En Venezuela habrá justicia.

El caso de Hugo Carvajal

El 16 de septiembre de 2013, tres abogados acusaron a Hugo Carvajal ante la Fiscalía Federal del distrito Sur del estado de la Florida. En ese momento su nombró salió de las sombras y se convirtió en objetivo para los EEUU por su presunta vinculación en la venta de “cientos de kilos” de cocaína a un miembro de la banda de narcotráfico de Wilber Varela, alias “Jabón” (fallecido); por su presunta vinculación con otros narcotraficantes que utilizaron a Venezuela como espacio de alivio para enviar la droga hacia Europa y EEUU y por su presunta vinculación en la protección de estas bandas delincuenciales, acusadas de mantener actividades militares y policiales. Así reposa en los archivos de la acusación, publicados por la Asociación venezolana de Exiliados Políticos en el Exilio, VEPPEX.

Tras un año de investigación, la DEA detecta que Carvajal iría para Aruba y es detenido en el aeropuerto donde ingresó con un pasaporte falso. Al verse descubierto se presentó como un diplomático en Aruba del gobierno de Nicolás Maduro en enero de 2014, pero que nunca obtuvo la venía del gobierno de la isla. EEUU hizo la primera solicitud de extradición, que también fue negada y fue enviado a Venezuela, donde fue recibido como un héroe. Ahora, consiguió nuevamente evadir la extradición, pero ya el gobierno de EEUU ha asegurado que apelará la decisión e insistirá hasta lograrlo.

Según la agencia de noticias AP, los fiscales en Nueva York insisten en que Carvajal debe ser procesado por «narcoterrorismo». La DEA dice que el exgeneral usó su despacho para coordinar el traslado de unas 5,6 toneladas de cocaína desde Venezuela a México en 2006. Se le acusa además de uso de armas y de ayudar y proteger a la guerrilla colombiana.

FUENTE: REDACCIÓN