El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela dio a conocer este jueves, día en que se celebra en el país el Día del Periodista, los datos sobre los ataques a la libertad de prensa en la nación petrolera.

Desde que el dictador Nicolás Maduro llegó al poder en 2013, se registraron 2265 ataques a la libertad de prensa. De esos hechos, 244 han ocurrido en los seis primeros meses de 2019, lo que demuestra que -lejos de apaciguarse- la censura y persecución contra los periodistas sigue creciendo.

Al menos 223 periodistas y trabajadores de la prensa han sido atacados por el régimen de distintas maneras. Fueron amenazados, hostigados, desaparecidos, agredidos físicamente, heridos y censurados.

El informe también subraya que 55 comunicadores fueron encarcelados este año, 22 de ellos periodistas extranjeros o corresponsales internacionales.

Además, destaca que 19 medios de comunicación han desaparecido de manera definitiva o temporal, entre ellos impresos, radiales y televisivos. Algunos de estos casos por cubrir la situación de la frontera en febrero.

Desde 2014, el régimen forzó el cierre de más de 70 medios impresos de comunicación y hoy solo existen –a duras penas- 30 en todo el país.

 

En abril, hubo 6 casos de censura, ninguno de agresión física contra propiedades, 9 de agresión física contra trabajadores, 5 detenciones arbitrarias, ninguna desaparición forzada, 5 hostigamientos verbales o intimidaciones, ninguna muerte, 5 robos de equipos de trabajo y dos hostigamientos judiciales.

En mayo, se dieron 9 casos de censura, ninguno de agresión física contra propiedades, 11 de agresión física contra trabajadores, 4 detenciones arbitrarias, ninguna desaparición forzada, 7 hostigamientos verbales o intimidaciones, ninguna muerte, 2 robos de equipos de trabajo y 1 hostigamiento judicial.

Y en junio, hubo 6 casos de censura, 4 de agresión física contra propiedades, 4 de agresión física contra trabajadores, 3 detenciones arbitrarias, ninguna desaparición forzada, 6 hostigamientos verbales o intimidaciones, ninguna muerte, 1 robo de equipos de trabajo y ningún hostigamiento judicial.