El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, acusó al régimen chavista de Nicolás Maduro de orquestar un plan desestabilizador en su nación junto al exmandatario Rafel Correa.

Moreno anunció que trasladó la sede principal de su Gobierno a Guayaquil a través de una cadena nacional.

“Lo que ha sucedido en estos días en el Ecuador no es una manifestación social de descontento, protesta, frente a una decisión del gobierno, no”, desestimó el mandatario ecuatoriano.

En su opinión, “los saqueos, el vandalismo, la violencia, evidencian que aquí hay una intención política organizada para desestabilizar el Gobierno y romper el orden constituido”. Moreno aseguró que los más violentos en las calles “son individuos externos, pagados y organizados”.

Recalcó que luego de sus encuentros semanas atrás, “el sátrapa de Maduro ha activado junto con Correa su plan de desestabilización”. Aseguró que el régimen chavista, en conjunto con exfuncionarios de Correa “son quienes están detrás del golpe de Estado y están usando e instrumentalizando a algunos sectores indígenas, aprovechando su movilización para saquear y destruir a su paso”.

Por último, Moreno garantizó que “los ecuatorianos pueden estar tranquilos”, debido a que su administración evitará en cualquier circunstancia un derramamiento de sangre.