En una campaña de recolección de firmas, se solicita que la UNESCO considere a Canaima como una zona en peligro debido a la explotación minera ejecutada por el régimen