La gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, indicó este jueves que la mesa de diálogo instaurada por el chavismo y una minoría opositora “es desacertada por sus actores”.

“Ellos no representan a los venezolanos, tiene que haber un mediador que garantice cumplimiento de los acuerdos, que obligue a las partes”, dijo Gómez en Vladimir a la 1, donde afirmó que al Gobierno de Nicolás Maduro “lo que le interesa es ganar tiempo, que el tiempo vaya transcurriendo para ellos mantenerse en el poder, mientras la gente no tiene cómo comer, no tiene para ir al trabajo, los niños a la escuela”.

La gobernadora resaltó la necesidad de un nuevo CNE “porque el pueblo perdió la confianza en el organismo debido a su parcialidad con Nicolás Maduro y el partido de gobierno”.

Por otro lado manifestó que Maduro en lugar de solicitar 200 millones de dólares para regresar a los migrantes “debería decirle a los cubanos que le devuelvan a Venezuela todo el dinero que nos chulearon”.

“Es lamentable que frente a la xenofobia que han vivido los venezolanos el gobierno de Maduro no hubiera emitido pronunciamiento alguno, reacciona ahora porque le negaron la entrada a dos funcionarios”, acotó.

Sobre las recientes acusaciones en su contra, negó que haya pasado a Colombia disfrazada de enfermera y que esto “es parte del show que han montado”. “Viajé a suelo neogranadino para gestionar ayuda que se destinaría a los pacientes del Táchira, personas hipertensas, con cáncer, niños desnutridos… Tenemos en Táchira 55% de pacientes renales que no tienen cómo cubrir sus necesidades de salud, estas situaciones me obligan a tocar puertas”, afirmó Gómez.