La Unión Europea (UE) decidió este jueves (12.11.2020) extender sus sanciones a Venezuela hasta el 14 de noviembre de 2021.

«La decisión se tomó ante la actual crisis política, económica, social y humanitaria en Venezuela, con acciones persistentes que menoscaban la democracia, el Estado de Derecho y el respeto a los derechos humanos», anunció el Consejo de la UE en un comunicado.

Las sanciones incluyen el embargo de armas y equipos que puede utilizarse para la represión en Venezuela y la prohibición a 36 personas –entre ellas Diosdado Cabello, el número dos del presidente venezolano Nicolás Maduro– de entrar a la UE, así como la congelación de sus activos.

La extensión de las sanciones, que los Veintisiete aplicaron por primera vez en 2017, entrará en vigor mañana viernes.

«Impulsar soluciones democráticas»

«Estas medidas están destinadas a ayudar a impulsar soluciones democráticas, con el fin de lograr estabilidad política al país y permitirle atender las necesidades apremiantes de la población», señaló el Consejo en una nota.

Venezuela rechaza la extensión

Por su parte, el Gobierno de Nicolás Maduro rechazó la extensión impuesta por la UE al considerar que con esta medida el bloque comunitario se ubica «a la cola» del presidente estadounidense, Donald Trump. «Aún en estas circunstancias, siguen a la cola de Donald Trump. Es una política cruel y fracasada, con claros visos de colonialismo frustrado», expresó en Twitter el canciller venezolano, Jorge Arreaza, horas después de que se conociese la extensión.

Con estas sanciones «ilegales», agregó Arreaza, la UE «continúa con su apoyo al bloqueo contra el pueblo venezolano», por el que, según el Ejecutivo de Maduro, ya han recibido más de 300 restricciones financieras por parte de Estados Unidos y otras más por otros países de América y Europa.

A inicios de octubre, la UE declinó enviar una misión de observación a las elecciones previstas en Venezuela para el 6 de diciembre.