Un oficial de la policía de Hong Kong disparó su arma al menos en una ocasión este domingo, la primera vez que las fuerzas del orden han abierto fuego real en tres meses de protestas.

En Tsuen Wan, a unos 10 kilómetros del centro de Hong Kong, habían estallado violentos altercados entre manifestantes y la policía tras una manifestación cerca del estadio de deportes que atrajo a miles de personas. “Según lo que tengo entendido, un colega acaba de disparar. Por lo que entiendo era un policía uniformado el que disparó su arma”, dijo un agente hongkonés a los reporteros.