Las imágenes satelitales de la NASA muestran una caída dramática en la contaminación sobre China que está «en parte relacionada» con la desaceleración económica debido al brote de coronavirus, dijo la agencia espacial.

La reducción en la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) se notó por primera vez cerca de Wuhan, el epicentro del brote, pero finalmente se extendió por toda China, según científicos de la NASA que examinaron los datos recopilados por sus satélites y la Agencia Espacial Europea.

Los mapas que comparan las concentraciones de NO2 mostraron una marcada disminución entre el 1 y el 20 de enero, antes de que se impusiera una cuarentena en Wuhan y otras ciudades, y del 10 al 25 de febrero.

«Existe evidencia de que el cambio está relacionado, al menos en parte, con la desaceleración económica luego del brote de coronavirus», dijo el Observatorio de la Tierra de la NASA en un comunicado.

Las autoridades chinas han tomado medidas drásticas para contener el virus, frenar el movimiento de personas, cerrar temporalmente las fábricas en todo el país y poner en cuarentena la provincia central de Hubei, una región industrial clave donde apareció por primera vez la epidemia, reseñó la agencia AFP.

El NO2 es un subproducto de la combustión de combustibles fósiles en vehículos y plantas de energía y puede causar problemas respiratorios, como el asma.

«Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia para un evento específico», dijo Fei Liu, investigadora de calidad del aire en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

La crisis financiera mundial de 2008 vio una disminución en el NO2 en varios países, pero fue una caída gradual, dijo.

La caída de este año se produjo durante el Año Nuevo Lunar, cuando cierran las fábricas y las empresas, pero los investigadores creen que la disminución es mucho mayor de lo que podría atribuirse al período de vacaciones.

Las concentraciones de NO2 en el este y centro de China fueron 10-30 por ciento más bajas de lo que normalmente se observa durante el período de tiempo.

Y no ha habido un repunte en los niveles después de las vacaciones.

«Este año, la tasa de reducción es más significativa que en años anteriores y ha durado más», dijo Liu.

«No me sorprende porque muchas ciudades de todo el país han tomado medidas para minimizar la propagación del virus».

Un estudio separado en febrero descubrió que las emisiones de carbono de China habían disminuido en al menos 100 millones de toneladas métricas en la quincena anterior, casi el seis por ciento de las emisiones globales durante el mismo período del año pasado.

Según un estudio realizado por el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio en Finlandia, la rápida propagación del coronavirus provocó una caída en la demanda de carbón y petróleo, lo que provocó la caída de las emisiones.

Fuente: Redacción NTN24