Meses atrás la firma financiera Lock In Capital Limited informó a sus clientes que a partir del 15 de marzo pondrían a disposición de ellos tres bancos para llevar a cabo la apertura de cuentas a empresas de diferentes sectores productivos de Venezuela y Latinoamérica. Entre los bancos mencionados por la firma se encuentran, en Asia el OCBC Bank Singapore, en  Europa el CIM Bank Ginebra y en el Medio Oriente el Mirabaud Dubai. De igual modo les notificaron los recaudos necesarios para la apertura de cuentas tanto para PDVSA, como para otras instituciones del gobierno venezolano.

El mensaje de Lock In Capital Limited fue suscrito por el corredor financiero Jorge Antonio Reyes, quien solicitaba para la firma del contrato con la empresa 25 mil dólares por adelantado y otros 25 mil al tener la aprobación, para un total de 50 mil dólares, atrayendo con eso a proveedores gubernamentales interesados en abrir cuentas en bancos extranjeros, lejos de las sanciones norteamericanas. Sin embargo Jorge Antonio Reyes tiene un complicado historial cómo corredor de finanzas.  En mayo de 2016 el entonces  presidente de la Comisión de Finanzas  de la Asamblea Nacional, Alfonso Marquina señaló que el venezolano Jorge Reyes, directivo de CP Capital Securities, había sido demandado en Florida, EEUU, por conspiración para cometer fraude y apropiación indebida de dinero, como lo establecen los registros públicos del Finra. Reyes trabajó con Ernesto Luján entre 2006 y 2007 en Carlin Equities LLC. Entre  2008 y 2010, explicó Marquina, Luján fue el encargado de la oficina en Miami de la empresa Direct Access Partners, a través de la cual se pagaron sobornos por 5,1 millones de dólares a la vicepresidente del Bandes, María de los Ángeles González. El propósito fue utilizar DAP en operaciones fraudulentas de compra venta de bonos para el banco estatal venezolano. Luján fue hecho preso en EEUU. Las investigaciones determinaron que estas operaciones generaron 66 millones de dólares en comisiones fraudulentas para DAP. El presidente de CP Capital Securities, Harold Lee Connell, tenía hasta entonces seis acciones regulatorias registradas en la Financial Industry Regulatory Authority, que es la autoridad regulatoria de la industria financiera en Estados Unidos, por violación de la Ley del Mercado de Capitales. Connell debió pagar a la justicia estadounidense 20.000 dólares de multa cuando se desempeñaba como directivo del Security Bank N. A. por haberse relacionado con una persona con prontuario criminal para efectuar labores administrativas en esa institución, Finra acusó al corredor Miami que defraudó a sus clientes, en su mayoría venezolanos, por más de $ 4.2 millones, a una firma que quebró y cerró en 2012.  ACUSACIÓN EN 2018.  Jorge A. Reyes, quien trabajó como agente de bolsa con CP Capital Securities Inc. de Miami, una empresa, que Finra cerró en relación con el caso en 2017, supuestamente cometió el fraude mediante el uso de tres ofertas privadas entre 2013 y 2016, según cargos administrativos presentados por Finra en diciembre pasado.  Reyes cubrió el riesgo involucrado con las ofertas, no realizó la debida diligencia adecuada en los valores y los vendió a clientes para los que no eran adecuados, incluida una ama de casa divorciada con dos hijos dependientes, dijo Finra en la queja. Tampoco reveló que las ofertas de dos de las compañías eran autoofertas principalmente destinadas a financiar el CP Capital Securities y su compañía matriz, según la queja. La demanda también acusó a Reyes de usar $ 170,000 invertidos por un cliente para su uso personal. Dieciocho clientes de CP Capital perdieron todo el dinero que invirtieron en las ofertas, un total de $ 4.2 millones, dijo la agencia. La queja señaló que Reyes es originario de Venezuela y, en el momento de la venta privada de la oferta, era responsable de expandir el negocio de CP Securities en América Latina. La mayoría de sus clientes eran venezolanos, según la denuncia. «Los clientes a quienes Reyes comercializó las ofertas eran hablantes nativos de español, cuyo inglés era limitado», dijo la queja. «Los clientes confiaron en Reyes para explicarles las ofertas. A los clientes les gustó y confiaron en Reyes». Reyes, quien ya no está registrado con Finra, se registró originalmente en 2000 y no ha trabajado en la industria desde que renunció a CP Capital en enero de 2017, según Finra. La queja de Finra ha buscado sanciones, incluida la exigencia de que Reyes despoje de todas las ganancias obtenidas «y / o realice una restitución total y completa, junto con los intereses».  ABOGADO DE MIAMI GANA DEMANDA DE $ 22 MILLONES CONTRA COMPAÑÍA VENEZOLANA.  Edward H. Davis Jr.,  de Sequor Law en Miami, emitió una sentencia de $ 22 millones para una compañía financiera sudamericana después de que el tribunal descubrió que el empresario venezolano Luis Wolkowiez había tomado dinero de ella, supuestamente para saldar una deuda que un residente de Miami le debía. Pero el juez del circuito de Miami-Dade, Pedro P. Echarte, no aceptó esa explicación, calificando las acciones de Wolkowiez contra el robo civil. El caso de fraude internacional llegó a la Corte de Circuito de Miami-Dade en abril de 2013, con All Factoring de Venezuela, una compañía financiera que ayuda a las empresas con problemas de flujo de efectivo, reportando una situación monetaria propia. La compañía se defendió luego de perder 130 millones de bolívares venezolanos contra Wolkowiez y su compañía ,Inversiones 01590 CA en diciembre de 2012. Según Davis, esa pérdida equivalía a alrededor de $ 8,6 millones en ese momento, pero a partir del 7 de enero solo valía $ 2,30 debido a la inflación que se disparó en Venezuela. El caso involucró un acuerdo de préstamo a corto plazo entre All Factoring y el residente de Miami Jorge Reyes, un corredor. All Factoring vende facturas de compañías manufactureras y otras empresas a partes externas, ayudando a los clientes a obtener efectivo rápido para pagar las facturas y aprovechando la diferencia. En virtud de su acuerdo con Reyes, All Factoring envió más de 234 millones de bolívares a una cuenta bancaria de la que Wolkowiez era custodio. Se suponía que el dinero permanecía en esa cuenta por menos de 30 días, antes de que se devolviera en la moneda elegida por All Factoring, en dólares, por una suma de $ 15.5 millones. Ambas partes cancelaron el contrato, al darse cuenta de que tardarían más de 30 días en reembolsarse y acordaron un reembolso. Wolkowiez, como custodio, devolvió alrededor de $ 6.9 millones, pero se quedó con los $ 8.6 millones restantes porque Reyes, un corredor de bolsa, supuestamente le debía dinero de otro trato. Fue un argumento que Davis encontró difícil de entender. «Solo porque otro tipo te debe dinero, no puedes tomar el dinero de un extraño y pagarte a ti mismo», dijo Davis. «Eso es una locura.» Davis no estaba solo en su confusión, ya que el tribunal descubrió que el testimonio de Wolkowiez «no era en absoluto creíble», lo que significa que Reyes nunca le debió dinero. Reyes no tenía la culpa, de acuerdo con el juicio, solo había repetido lo que Wolkowiez le había dicho, sin saber que era una promesa falsa.  La pérdida afectó a All Factoring con fuerza, según la sentencia, lo que hizo que perdiera credibilidad, despidiera a los empleados y no pagara a ciertos clientes, uno de los cuales se suicidó después de perder dinero.  La queja original alegaba un enriquecimiento injusto, conversión, robo civil y tergiversación fraudulenta, e hizo reclamos contra varios acusados más que finalmente fueron despedidos o enviados a la corte de bancarrota.  El caso aterrizó en Miami porque involucró a varios residentes de Miami, incluidos Reyes y Wolkowiez, que manejaron todas las negociaciones desde Miami.  Hubo un acusado que se escapó, según Davis – el agente colombiano Ricardo Ripepi.  «Lo demandamos pero no lo pudimos encontrar», dijo Davis.  Rastrear a los demandados fue la parte más difícil del litigio de Davis, quien dijo que se necesitaron dos años de pruebas antes de atender a un acusado en un aeropuerto en España. La recopilación de evidencia de los países latinoamericanos también significó tiempo extra y dinero invertido en la traducción de videos, llamadas telefónicas y documentos. FINRA EMITE QUEJA CONTRA BROKER. El Departamento de Cumplimiento de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA, por sus siglas en inglés) presentó recientemente una queja contra el ex representante registrado Jorge Reyes por convertir fondos, hacer recomendaciones inadecuadas y usar materiales de marketing engañosos, entre otras cosas.  Según su informe FINRA BrokerCheck, Reyes se asoció más recientemente con CP Capital Securities en Miami, Florida, desde marzo de 2010 hasta enero de 2017. FINRA expulsó a la empresa el 31 de julio de 2017, y Reyes no ha mantenido el registro con otra firma miembro de FINRA.  Según la Demanda de FINRA, Jorge Reyes (1) vendió fraudulentamente ofertas privadas; (2) fondos convertidos de un cliente; (3) no realizó la debida diligencia adecuada para las ofertas privadas que vendió; (4) ofertas privadas recomendadas que no eran adecuadas para un cliente; (5) utilizó materiales de marketing engañosos en relación con ofertas privadas. Específicamente, FINRA alega que Reyes falsificó de manera fraudulenta que los valores no registrados de la Regulación D emitidos por tres compañías afiliadas a CP Capital Securities — CP US Income Group LLC, CP Venture Capital LLC y CP Venture Capital II LLC — eran seguros. No reveló que las ofertas de dos de las compañías eran autoofertas principalmente destinadas a financiar a la Firma en quiebra y su compañía matriz. Debido a las acciones de Reyes, dieciocho clientes perdieron todo el dinero que invirtieron en las ofertas,  Reyes supuestamente también convirtió $ 170,000 de los fondos de los inversores al tergiversar las acciones de inversión que tomaría para un cliente, incluido el establecimiento de un fondo de inversión off-shore y completar una transacción de banca de inversión off-shore. FINRA alega que Reyes nunca devolvió los fondos al cliente, lo que viola las Reglas 2150 y 2010 de FINRA.  Con un cliente separado, Reyes presuntamente recomendó que el cliente invirtiera más de $ 1.45 millones en tres ofertas no registradas y sin liquidez. El cliente, como un ama de casa divorciada con dos hijos dependientes, no estaba en condiciones de asumir tales riesgos. Por lo tanto, FINRA afirma que Reyes violó las Reglas 2111 y 2010 de FINRA por hacer recomendaciones inadecuadas a este cliente.  Finalmente, FINRA alega en la demanda que Reyes ayudó a crear material de mercadeo para las ofertas que incluía información falsa u omitió información pertinente sobre riesgos materiales. Así, Reyes violó las reglas de finra 2210 y 2010.  El Departamento de Cumplimiento de FINRA está solicitando ayuda para hacer constataciones de hecho y conclusiones de ley que Jorge Reyes cometió las violaciones alegadas en la Demanda y ordena que se impongan sanciones y multas según la Regla 8310 (a) y 8330 de FINRA.

 

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]