Nicolás Maduro, convirtió a su país en un santuario del terrorismo y cometió la “burrada” de proteger a prófugos líderes guerrilleros y narcotraficantes, dijo el lunes el mandatario de Colombia, Iván Duque, quien pidió aumentar el cerco diplomático contra el líder socialista.

La reacción de Duque se produjo después de que Maduro dijo el domingo que Seuxis Paucias Hernández, más conocido como Jesús Santrich, y Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, dos prófugos exdirigentes de la desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) son “bienvenidos a Venezuela”.

“Yo lo que creo es que Nicolás Maduro, cada vez se le asoman más las orejas al burro. Aquí lo que estamos viendo no solamente es que él ha albergado terroristas colombianos desde hace muchos años, sino que una vez más ratifica que Venezuela es un santuario para terroristas y para narcotraficantes”, afirmó Duque desde China, en donde realiza una visita oficial.

“Allá están los cabecillas del ELN, ahora están algunos de los líderes de las disidencias de las FARC, y no hay duda alguna que también Santrich está protegido por ese régimen dictatorial”, preciso el mandatario colombiano.

Santrich y Márquez participaron en Cuba en la negociación de paz entre el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y las FARC para acabar un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 260.000 muertos y millones de desplazados.

Márquez desapareció desde mediados de 2018 sin posesionarse como congresista, mientras que Santrich asumió como legislador en junio de este año tras recuperar la libertad en medio de un proceso en el que se le acusa de estar involucrado en un plan para enviar 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos valoradas en 320 millones de dólares.

Pero Santrich desapareció a finales de junio e incumplió días después de una citación en la Corte Suprema de Justicia para atender una indagatoria como parte del proceso, por lo que el tribunal ordenó su captura. El prófugo exnegociador de las FARC negó antes de desaparecer las acusaciones en su contra y dijo que se trataba de un “montaje”.

Fuentes de seguridad y del Gobierno de Colombia sostienen que Márquez y Santrich se esconden en Venezuela, al igual que otros excomandantes de las FARC que se apartaron del acuerdo de paz y algunos comandantes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional.

Las tensiones entre Colombia y Venezuela han aumentado desde que Duque, junto con más de 50 países, incluido Estados Unidos, reconoció en enero a Juan Guaidó, líder de la opositora Asamblea Nacional, como presidente encargado de la nación petrolera.

“Creo que una vez más comete él la burrada que lo ha caracterizado de seguir protegiendo el terrorismo y ante los ojos del mundo esta es una motivación más para seguir arreciando el cerco diplomático y que deje rápidamente de flagelar al pueblo venezolano”, concluyó Duque. Reuters