El Parlamento de Israel informó este martes a través de su canal de televisión oficial, Knéset, que el Gobierno de ese país no tiene nada que ver con la fuerte explosión que sacudió Beirut, Líbano, y que ha dejado inmensos daños materiales, varias muertes y cientos de heridos.

Al mismo tiempo, fuentes cercanas a Hezbolá señalaron a la cadena libanesa OTV que son falsas las informaciones sobre un presunto ataque israelí contra el almacén de armas en el puerto de Beirut, reseñó RT.

El estallido ocurre en un momento donde se han incrementado las tensiones entre Israel y Hezbolá por un conflicto al borde de Líbano hace una semana.

La magnitud de la explosión fue tal que la fuerza de la onda expansiva afectó locales de centros comerciales y destruyó ventanas de edificios.

La Agencia Nacional de Noticias (ANN) detalló más temprano que la explosión se produjo en un almacén de explosivos y fue precedida de un incendio en un hangar de silos de trigo.