Una cuenta corriente millonaria y un apartamento en una de las calles más elegantes de Roma: via dei Condotti con acceso directo a Piazza di Spagna. Todo esto poseía Camilia Fabri, una hermosa modelo esposa del “empresario” amigo del gobierno de Venezuela, Alex Saab, a quienes la Policía de Divisas de Italia les acaba de incautar millones de euros en bienes y en efectivo. La mujer es acusada de haber presentado una declaración de impuestos inexistente y no poder justificar con su trabajo a tiempo parcial en una tienda, la propiedad de un apartamento valorado en cinco millones de euros .

La Policía de Divisas también le incautó 1,8 millones en efectivo y muchas obras de arte. Compras que, según los financieros de la unidad de la policía de divisas, se habrían realizado para lavar dinero de todo el mundo y como resultado de una serie de crímenes. La investigación coordinada por el fiscal adjunto Rodolfo Sabelli en contra del empresario colombiano de origen libanés, cercano al presidente venezolano Nicolás Maduro, también se centra en su hermano y en su esposa, la italiana de 25 años Camilia Fabri, debido a que la propiedad está registrada a su nombre, así como una sociedad que mueve a millones en todo el mundo.

Alex Saab, su esposa, hermano Luis Alberto y un socio llamado Lorenzo Antonelli , están bajo investigación por lavado de dinero, pero el empresario también es acusado de corrupción internacional. Para los fiscales, Luis Alberto Saab Moran, su cuñada Camilla Fabri y Lorenzo Antonelli habrían invertido en Italia el dinero que Alex Nain Saab Moran habría ganado en negocios ilegales. Habrían transferido 1 mil 733.371 millones a una cuenta, confiscado, y comprado el apartamento extra lujoso. La compra se realizó a través de la empresa inglesa Kinlock investment Ltd, administrada por Antonelli y atribuible a Fabri. Alex Nain Saab Moran también es acusado de transferencia fraudulenta de valores.

Las investigaciones en su contra comenzaron en los Estados Unidos, donde Saab está involucrado en una red de corrupción destinada a obtener contratos con el Gobierno de Venezuela, incluido el relacionado con subsidios a los alimentos, conocido como Comités Locales de Abastecimiento y Producción. Las ganancias, entonces, habrían sido recicladas. Al son de los sobornos, Saab Moran habría podido transportar el dinero en paraísos fiscales y establecer docenas de compañías dirigidas a familiares y nominados. Tendría activos que superaran los 350 millones de euros, entre Europa, Asia y África.

A Saab no solo se investiga en Italia y América, sino también en Bulgaria y Colombia. Las acusaciones van desde corrupción internacional hasta tráfico de oro, desde reciclaje hasta conspiración. Una de las compañías de pantallas, Gruppo Domano srl, tiene su sede en Roma. Luis Alberto Saab Moran es socio y único director. De hecho, había intentado transferir dinero de Italia a Rusia cuando Estados Unidos ingresó su nombre y el de su hermano, así como las compañías, en las listas de Ofac, operación que aún se desconoce si le resulto exitosa.

Fuente: El Cooperante