El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, rindió honores a los pemones caídos hace un año en Santa Elena de Uairén, estado Bolívar, cuando el régimen de Nicolás Maduro bloqueó el ingreso de la ayuda humanitaria dispuesta desde la frontera brasileña.

“Hace un año la dictadura asesinó a aquellos valientes hermanos pemones que defendían la Libertad”, recordó Guaidó en una publicación en Twitter.

“No olvidaremos ese ni ninguno de los actos cobardes que el usurpador ordenó contra un país que quiere vivir con dignidad”, enfatizó el presidente encargado, quien llamó a hallar justicia y sanar las heridas.

Diversas Organizaciones No Gubernamentales y fuentes extraoficiales indicaron que al menos se reportaron cuatro víctimas fatales y más de 30 heridos.

Por su parte, el Foro Penal Venezolano denunció, justo después de los hechos, la desaparición de al menos nueve pemones.