Los asistentes de voz están copando el mercado desde hace algún tiempo. Sin embargo, no queda del todo claro qué hacen con la información que se les da a diario. Si la semana pasada saltaba la noticia de que Alexa, el asistente de voz de Amazon, deja grabadas todas las órdenes que le da el usuario por un tiempo indefinido, ahora, gracias a la televisión belga «VRT News», el mundo ha podido saber que los contratistas de Google reciben los audios que graba su dispositivo doméstico, el altavoz inteligente Google Home. Algo que la empresa estadounidense ha reconocido, aunque señala que se trata únicamente del 0,2% de lo grabado.

La cadena belga accedió a un millar de conversaciones ajenas. El medio de comunicación hace hincapié en que, tras escuchar los clips de Google Home junto a la fuente que se los había facilitado, lograron averiguar dónde se encuentra el domicilio de varios holandeses y belgas que emplean esta tecnología. Incluso afirman, que, tras escuchar los audios, una pareja de Waasmunster (Bélgica) reconoció inmediatamente la voz de su hijo y de su nieto.

«Nos asociamos con expertos lingüistas de todo el mundo para mejorar la tecnología de voz transcribiendo un pequeño conjunto de palabras. Este trabajo es clave para desarrollar la tecnología que hace posible productos como el asistente de Google», señalan a ABC fuentes de la compañía estadounidense. Estas, a su vez, reconocen que «los expertos lingüistas solo revisan alrededor del 0,2% de todos los pequeños fragmentos de audio» a los que tienen acceso.

Las escuchas no se limitan a los dos países centroeuropeos, sino que se están realizando a nivel mundial. Además, «VRT News» apunta que la información a la que está accediendo la empresa ha sido grabada sin necesidad de que el usuario haya tenido que decir las palabras mágicas que activan el dispositivo: «Ok, Google» o «Hey, Google».

Para seguir leyendo aquí