La gobernadora del estado Táchira, Laidy Gómez, asegura que Politachira está siendo direccionada para reprimir a la población, desde que fue intervenida hace 20 meses bajo órdenes del Ministerio de Interior y Justicia.

Así lo manifestó la gobernadora en rueda de prensa.

“Me quitaron la Policía del estado Táchira hace 20 meses exactamente, bajo una intervención determinada por el Ministerio de Interior y Justicia, para hoy apagar la luz de nuestros hijos tachirenses. Un joven de 16 años al cual le cegaron su futuro por violencia desproporcionada, direccionada por una orden destinada a un ente policial del estado e intervenido por decisión del régimen”, explicó Gómez.

La gobernadora rechazó que desde el ente policial, bajo la dirección del general de brigada de la GNB, Rafael Andrés Arteaga Simancas, y que según el diputado Franklyn Duarte, es muy cercano a Diosdado Cabello, hablen de uso de la fuerza pública, cuando, a juicio de ella, lo que hubo fue violencia desproporcionada, al impactar el rostro de este joven de 16 años con 52 perdigonazos.

Laidy Gómez insistió en que “fue una orden direccionada para acabar con la protesta, para que el ministro de Interior y Justicia (Néstor Reverol) que estaba en el estado no se diera cuenta de esa situación”, señaló.

En tanto, negó que la protesta que se desarrolló el lunes, donde fue duramente reprimido Chacón, tuviera fines políticos y enfatizó que “hablan del uso indebido de armas de reglamento y yo hablo de una masacre. Desmiento que fueron hechos aislados”.

Por su parte, el presidente de Corposalud Táchira, Luis Ramírez, confirmaba más temprano que Chacón recibió 52 perdigones en la cara.

“El joven Rufo Chacón se encuentra siendo intervenido quirúrgicamente, le están colocando una prótesis en su rostro debido a que quedó desfigurado. El niño tiene 52 perdigones en la cara, ocho en un ojo y cuatro en el otro“, dijo Ramírez.

Indicó que la evolución postoperatoria ha sido satisfactoria, “aunque lamentablemente informamos que la visión quedó completamente perdida”.

Señaló además que un equipo multidisciplinario integrado por otorrinolaringólogos y psiquiatras está atendiendo minuciosamente al joven para evaluar impactos.