El padre Francisco José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello, pidió este miércoles combatir el “mesianismo redentor” y la “tentación grave y perversa” de la “búsqueda de la sobrevivencia individual”.

Por noticierodigital.com

Así lo dijo durante el discurso de bienvenida a los estudiantes para el año 2019-2020, durant el cual pidió un “cambio urgente de régimen, de políticas porque el país quiere paz, certidumbre, esperanza y no soporta a quien se llama gobierno desde Miraflores, porque siente que con él se hunde cada vez más”.

Sobre los intentos de diálogo en Oslo y luego Barbados, Virtuoso precisó. “Soy de los que me niego rotundamente a ver en este momento fracasos por todas partes. No es así. En Venezuela se está pariendo una salida democrática, pacífica y constitucional a la tragedia que padecemos. Digo pariendo, y pariendo con sangre, sudor y lágrimas. Porque se trata de que irrumpan nuevas posibilidades en medio de la represión, el odio, la resistencia al cambio, la obcecación por mantenerse en el poder, aun a costa del sufrimiento de la gran mayoría. Son muchas las energías que se están invirtiendo en esta dirección desde la dirigencia de la Asamblea Nacional, la sociedad civil organizada, ese más del 30% de la población que cotidianamente protesta y exige cambios en la calle y, por supuesto, desde la comunidad internacional aliada a favor de la transición. Estamos pariendo esa salida y no nos vamos a detener”.

Virtuoso se paseó por las calamidades nacionales –algunas medidas científicamente por investigadores de la UCAB– y sus repercusiones en el ámbito mundial. “Todos los cimientos que sostenían la economía del país han cedido en rápida sucesión”, dijo para introducir algunos detalles de los hallazgos de la ENCOVI sobre los altísimos niveles de pobreza –“el riesgo de ser pobre es dos veces superior en los hogares de las ciudades pequeñas”– y la crisis humanitaria que impacta en la elevación de la tasa de mortalidad.

“Nuestro reto es convertir nuestra tragedia nacional, el sufrimiento de millones de venezolanos, en lucha política por el cambio hacia condiciones de vida más humanas, condiciones de vida en libertad, justicia y democracia”.

Respecto al sector universitario, el rector se hizo eco de las denuncias sobre la situación de precariedad de las instituciones autónomas y experimentales y manifestó, a nombre de la UCAB, su rechazo a la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, que exige a las universidades públicas convocar elecciones rectorales en términos ajenos a lo establecido en la ley. Aseguró que la decisión “solo pretende profundizar el desconocimiento de la autonomía y la institucionalidad universitaria, buscando tomar el control de la instituciones más reconocidas como símbolos de resistencia al régimen político”.

Llamó a todos los venezolanos a “defender la universidad libre y de calidad, como institución forjadora de capacidades y talentos, como fuerza creadora de conocimientos, como impulso que estimula la ilusión de nuestra juventud, que marcha a su destino, impávida como incontenible alud. Por nuestros jóvenes, luchemos por la universidad de calidad, libre y democrática”.

La UCAB en el contexto nacional

El rector Virtuoso mencionó la preocupación de la Compañía de Jesús a nivel mundial por la educación de calidad y cómo sus instituciones “pueden hacer hoy una contribución de impacto mayor a la realización del derecho universal a una educación de calidad, en colaboración con tantas otras personas e instituciones que en los cuatro puntos cardinales luchan por ello”.

“Con tristeza hemos visto que la emergencia humanitaria que vivimos en el país entró como un tsunami en la escuela, en los liceos y en la universidad”, dijo el sacerdote jesuita, y ratificó el compromiso de la UCAB con la calidad académica y con el país, señalando que la universidad seguirá profundizando su trabajo por la calidad académica, a la vez que por “el cambio político, la atención a la emergencia humanitaria, la defensa de los derechos humanos, el fortalecimiento de la sociedad civil, la atención a las comunidades vulnerables, etc.”, a partir de un plan estratégico impulsado desde hace una década que concibe la universidad como un “proyecto permanente de transformación social”.

“Gracias a ese gran esfuerzo que de manera colectiva hemos llevado adelante, hoy la UCAB es una institución de referencia para el país y los jóvenes que buscan formación de calidad, nos mantenemos en una posición muy importante en el ranking QS de América Latina y nuestros egresados siguen siendo la mejor prueba de lo valorados que somos dentro y fuera del país (…) Nos proponemos ser una universidad más conectada con el mundo, la empresa, las comunidades y las instituciones del país, salir de nuestras fronteras territoriales mediante la virtualización de nuestra oferta académica. Queremos avanzar en la diversificación de nuestra oferta académica en cada uno de sus niveles para ofrecer muchas más opciones de formación que las que tenemos actualmente”.

Adicionalmente, formuló un firme y duro llamado a entender que la educación privada –y particularmente la UCAB con su Plan Estratégico 2022– ha hecho importantes transformaciones para poder sostenerse en un contexto que ha destruido a las universidades públicas y las ha vaciado de profesores y estudiantes.

“Mi deber como Rector y nuestra responsabilidad institucional es preservar esta universidad en el tiempo, no agotarla hasta arruinarla para responder a las exigencias injustas de quienes solo ven su problema independientemente del contexto y de los derechos de otros”.

Advirtió que “lamentablemente hay quienes no entienden” este esfuerzo, indicando que, aunque son pocos, “buscan hacer daño, mintiendo descaradamente, difamando y ofendiendo, a través de campañas insidiosas” en contra de la universidad.

Ante esto, finalizó con una exhortación a profesores, estudiantes y empleados ucabistas a defender a la UCAB, en medio de la crisis. “Yo quiero llamarlos hoy y los animo a todos a seguir apostando por la UCAB, que es apostar por nosotros mismos, por nuestros sueños y nuestras luchas por la dignidad. Los invito a que sigamos resistiendo con coraje y claridad de objetivos a la inclemencia de este tiempo que nos ha tocado vivir y a que pongamos nuestras mejores energías en inventar un futuro mejor, de democracia, libertad, paz y bienestar para todos. Los invito a defender a la UCAB con argumentos, con posiciones, con convicción. La UCAB es centro de luz y de vida para esta sociedad, para muchos jóvenes, es vida para nosotros. Defendamos a la UCAB como espacio de vida contra todo mezquino interés”.