Eduardo Manuitt, ex gobernador de Guárico, aparece entre los cinco dueños de una finca lechera detenidos este miércoles en Coronado, Costa Rica, dentro de una investigación por supuesto maltrato y tortura a los trabajadores de las propiedades.

Las capturas ocurrieron durante siete allanamientos simultáneos esta mañana, dos en Escazú y otros cinco en Coronado, liderados por oficiales de la Sección de Delitos Varios del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Según las autoridades, en abril los finqueros, tres venezolanos y dos costarricenses, sufrieron el robo de varias cabezas de ganado, por lo que habrían resuelto amarrar, maltratar y torturar a varios de sus trabajadores, para exigirles que revelaran quiénes eran los responsables de sustraer los animales.

A estos individuos se les investiga por privación de libertad, lesiones y tortura en contra de ocho ofendidos.

El OIJ identicó a los venezolanos como Manuitt Carpio (el ex gobernador), de 63 años; Carlos Eduardo Manuitt Morao (25), hijo del ex oficialista venezolano; y Alberto Alfredo Martínez Camero (38). En tanto, los costarricenses son Juan Armando Aguilar Aguirre (36) y José Francisco Villalobos Montero (22).

Las agresiones
En conferencia de prensa, el director de la Policía Judicial, Wálter Espinoza, precisó que el 14 de abril, los finqueros reportaron el robo de cinco vacas, por lo que el OIJ inició una investigación.

Simutáneamente, los días 14, 15 y 23 de abril, los investigados habrían ingresado en vehículos a casas y fincas donde estaban las víctimas, los privaron de libertad y los llevaron a sus propiedades.

Allí, los maniataron, torturaron, golpearon, amenazaron con armas de fuego y los retuvieron por lapsos de tres y 15 horas. Espinoza armó que los sujetos retenidos no son sospechosos por el robo de ganado.

En los allanamientos de este miércoles, los policiales decomisaron pistolas y escopetas, así como documentos de identidad salvadoreños pertenecientes a Manuitt Carpio, cuya veracidad será analizada en la investigación.

El director del OIJ resaltó que el ganado fue devuelto a sus dueños el 22 de abril, un día antes de que los sospechosos cometieran por tercera vez los presuntos delitos