El 24 de abril de hace 29 años se producía el lanzamiento al espacio del telescopio Hubble, a bordo del transbordador Discovery de la NASA. En órbita desde 1990, el aparato ha sido el primer observatorio espacial de la historia, aportando imágenes nunca vistas del espacio que han conseguido revolucionar importantes campos de la astronomía.

A 543 kilómetros sobre el nivel del mar, Hubble da una vuelta a la Tierra cada 96 minutos y, hasta el momento, el telescopio espacial ha realizado más de 1,4 millones de observaciones a objetos celestes. Con motivo del aniversario de su puesta en funcionamiento, destacamos sus descubrimientos más sorprendentes… de la A a la Z.

De la A a la Z

Agujero negro supermasivo. Lanzado muy posiblemente por ondas gravitacionales, el agujero negro supermasivo fue expulsado del centro de la galaxia 3C186, siendo el primero que se encuentra a tanta distancia de una de ellas. Para expulsarlo, se estima que fue necesaria la explosión de 100 millones de supernovas.

Brumosa, nebulosa. Se trata de la nebulosa planetaria NGC 1501 situada en la constelación de Carmelopardalis. Solo los telescopios con la misma potencia que Hubble pueden observarla, ya que su estrella central se despegó de la capa externa, pero aún continúa caliente y luminosa.

Cangrejo, Nebulosa del. Conocida oficialmente como Hen 2-104, es una de las supernovas más llamativas y estudiadas por los científicos, que la describen como el conjunto de dos estrelas: una gigante roja envejecida y una enana blanca. En el centro de la nebulosa hay un púlsar, una estrella de neutrones que emite radiación periódica y hace que gire sobre sí misma a 30 revoluciones por minuto.

Discos formadores de planetas. El telescopio Hubble corroboró la teoría de la formación de planetas mediante discos de polvo y gases que se crean alrededor de las estrellas jóvenes. En un principio, la unidad celeste no tiene características discernibles, pero poco a poco sus elementos comienzan a unirse formando grupos de materia que constituyen los futuros planetas.

Espiral, galaxia NGC 4921. Se encuentra a 310 millones de aos luz de distancia. Destaca su núcleo brillante y el anillo de polvo negro que le rodea. La galaxia tiene una tasa baja de formación de estrellas.

Fuegos artificiales de la galaxia NGC 4258. A 23 millones de años luz, los fuegos artificiales con luz galáctica de la galaxia espiral es un espectáculo que el telescopio espacial Hubble tampoco ha dejado pasar desapercibido. El descubrimiento tiene su origen en la combinación de un agujero negro gigante, ondas de choque y grandes reservas de gas.

Galaxia NGC 660. Comunmente conocida como galaxia de anillo, es una rareza del cosmos. Se caracteriza por la presencia de un anillo exterior de gas y estrellas, que rota constantemente sobre sus polos.

IC 4970 y NGC 6872. Destacan las interacciones que se producen entre las dos galaxias, localizadas en la constelación austral de Pavo. Ambas se encuentran a 300 millones de años luz y la relación entre los largos brazos espirales de NGC 6872 y su compañera, la galaxia enana IC 4970 es la responsable de la peculiar estructura del sistema.

Júpiter. Hubble captó el planeta más grande del sistema solar en su máxima aproximación a la Tierra del año, a una distancia de 668 millones de kilómetros. Gracias a las fotografías, se conoció de forma más definida la imagen de la Gran Marcha Roja y la conocida como Mancha Roja Jr.

Kepler-13AB. El planeta, un gigante gaseoso caliente, fue hallado en 2011. Las precipitaciones de dióxido de titanio que se producen solo ocurren en el lado permanentemente oscuro. Los fuertes vientos que sacuden el planeta transportan el compuesto químico hacia la parte fría, donde se condensa y se precipita en forma de nieve.

Luz de la estrella Ícaro. Se trata de la estrella más lejana jamás observada. Patrick Kelly, líder del equipo de científicos que la descubrió, la nombro Icarus porque su brillo se amplió 2.000 veces tras el cúmulo de galaxias de la supernova Refsdal. El fenómeno de lente gravitacional que causó este hecho, hizo que los objetos cósmicos situados justo detrás de él magnificaran su luz.

Montaña de gas y polvo. La imagen captada por el telescopio muestra la actividad caótica de una gran columna de gas y polvo. La formación se localiza en la nebulosa de Carina y fue la imagen que los responsables de Hubble escogieron para celebrar su 20 aniversario.

Nebulosa cabeza de caballo. Hubble captó una magnífica nube de polvo interestelar mediante luz infrarroja en el año 2013. La forma de cabeza de caballo se verá destruida con el paso de los próximos millones de años por la luz altamnte energética de las estrellas.

Orión, Nebulosa de. En enero de 2006, la Advanced Camera for Surveys (ACS) del telescopio captó la nebulosa de Orión. Es la región formadora de estrellas más cercana a la Tierra, a unos 1.400 años luz. En ella, se crean nuevos sistemas planetarios y estrellas y el acercamiento de Hubble con sus imágenes supone una gran ayuda para comprender los procesos que tienen lugar en su interior.

Plutón y el baile de sus lunas. Debido a las imágenes enviadas por el aparato que muestran las propiedades dinámicas y físicas, los astrónomos Mark Showalter y Doulas Hamilton fueron capaces de deducir detalles de la configuración orbital y luminosidad de las lunas.

Química, exploración de atmósferas. Hubble inició el estudio de planetas extrasolares y actualmente es capaz de analizar la composición química de las atmósferas de planetas que orbitan otras estrellas.

Relación entre galaxias. Gracias al trabajo del telescopio se ha podido investigar en relación a los efectos que produce la interacción y fusión entre galaxias, procesos en los que se transportan grandes cantidades de gas y polvo desde los discos de las galaxias hasta sus regions centrales. Sombrero, Galaxia del. Sus brazos en espiral son similares a los de la Vía Láctea. El halo que desprende, una esfera que contiene menos volumen de estrellas que el disco, es perfectamente visible en la parte superior e inferior del disco.

Titánicas explosiones de supernovas. Relativamente comunes en las etapas tempranas del universo, fueron captadas por primera vez por el telescopio Hubble.

Universo acelerado. Hubble proporcionó imágenes y datos que ayudaron a analizar el proceso de crecimiento del universo. Hoy en día, somos conscientes de que éste se expande un 9% más rápido.

Vista de una galaxia cuando el universo tenía 700 millones de años. El conjunto de galaxias Abell 1689 pudo observarse a través del telescopio. Se trata de un cúmulo de elementos celestes vistos cuando el universo tenía tan solo 700 millones de años.

X, Nebulosa Hubble X. Localizada en la galaxia Barnard (NGC 6822), una de las más próximas a la Vía Láctea, a 1,63 millones de años luz. La imagen obtenida muestra una nube brillante de forma practicamente circular.

Fuente: