Un primer grupo de entidades bancarias operativas, peluquerías y ferreterías abiertas con horario controlado y la venta de gasolina dividida en dos modalidades: subsidiada y dolarizada. Así fue el primer día de flexibilización de la cuarentena en Venezuela, en medio de una curva en ascenso de casos Covid-19.

La improvisación y desinformación prevaleció desde primeras horas de la mañana en las principales estaciones de servicio, que de acuerdo a lo anunciado por Tareck El Aissami estarían operativas a partir de las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche. Los usuarios comenzaron las largas filas incluso antes de la hora pautada para intentar abastecerse de gasolina. La mayoría de las bombas abrieron alrededor de las 10 de la mañana.

María Gabriela Lara / La Patilla

 

El combustible a precio dolarizado, 0,50 dólares el litro, sería despachado en 200 estaciones, cuyo listado fue difundido en la cuenta oficial de Twitter de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) la noche del domingo. Aún así, la confusión reinó entre los ciudadanos cuando en algunas de estas instalaciones se aplicó la doble modalidad.

María Gabriela Lara / La Patilla

 

La E/S de Las Mercedes fue una de ellas, al igual que la ubicada frente al Centro Comercial San Ignacio. El método de pago electrónico no funcionó efectivamente al momento de adquirir gasolina dolarizada. En algunas estaciones como la ubicada en Mariperez, el punto electrónico colapsó a media mañana y se procedió a cobrar solo divisas en efectivo. Entre 5 y 7 horas de cola fue el promedio para surtir gasolina.

María Gabriela Lara / La Patilla

 

Muchos de quienes decidieron adquirir el combustible de forma subsidiada, a través del sistema patria, se vieron obligados a presentar el carnet de la patria como requisito para ello, pese a que las autoridades habían indicado que en principio esto no sería necesario. En estos casos, sí se cumplió el pase por terminal de número de placa, que para abastecer gasolina a precio en dólares no era necesario.

María Gabriela Lara / La Patilla

 

Las denuncias por paso de vehículos oficiales y no oficiales sin hacer fila, autorizados por militares, estuvieron a la orden del día, tal y como había venido ocurriendo en días anteriores. Algunas Guardias Nacionales Bolivarianos (GNB), cuando ya la tarde caía, aceleraban las colas para intentar finalizar el despacho antes de la hora prevista. Entre las 5:00 y 6:00pm, ya gran parte de las E/S dispuestas en Distrito Capital habían finalizado la jornada.

María Gabriela Lara / La Patilla

 

Por su parte, las entidades bancarias, no cumplieron del todo. Algunas como la sede del Banco de Venezuela en San Bernardino ni siquiera pudo entregar efectivo a todos sus clientes, mientras que las del Banco Provincial no abrieron en su totalidad. Los usuarios manifestaron molestia pues desde temprano hicieron largas filas y ahora están obligados a esperar hasta la siguiente semana para acudir nuevamente por terminal de número de cédula. 

María Gabriela Lara / La Patilla

 

Los ciudadanos en las calles, como ha sido regular desde hace varias semanas en el centro del país, continuaron con sus habituales recorridos en las principales plazas de la zona: La Candelaria, La Concordia y Parque Carabobo. Y aunque se mantuvo el uso de tapabocas, la preocupación por el contagio de Covid-19 ya parece haber mermado entre los caraqueños que insisten en la necesidad de salir a diario para trabajar y lograr adquirir alimentos.

María Gabriela Lara / La Patilla

 

María Gabriela Lara / La Patilla

 

María Gabriela Lara / La Patilla

 

María Gabriela Lara / La Patilla

 

María Gabriela Lara / La Patilla

 

María Gabriela Lara / La Patilla