A través de las redes sociales, los usuarios  del Metro de Caracas en la parroquia Caricuao han difundido vídeos en los que se escucha cómo el tren resuena  por lo que presuntamente es la falta de mantenimiento de las vías y los vagones


La compañía Metro de Caracas ha venido en deterioro acelerado y eso es algo que está a la vista de los usuarios, quienes en los últimos meses han padecido un verdadero suplicio por la falta de mantenimiento y de inversión que caracteriza la gestión del principal medio de transporte público del país desde que la “revolución” llegó al poder.

Quizás la peor parte del avanzado deterioro se la llevan los vecinos de la parroquia Caricuao, al suroeste de la capital, quienes por lo alejado de este populoso sector del núcleo urbano caraqueño, cuentan con el subterráneo y las cada vez más escasas unidades de transporte terrestre para salir del sector.

La línea 2 del Metro de Caracas es el “terror” para muchos usuarios, y al parecer todo se debe a serios problemas en las vías de acceso a Caricuo, evidentemente debido a que se dejó de hacer el debido mantenimiento que en el pasado se hacía para garantizar la calidad del servicio.

Vecinos aseguran que el mal funcionamiento del sistema es tal, que en el tramo de entrada a la parroquia el tren puede tardar hasta más de 20 minutos para recorrer una parte de los rieles que debería ser cubierto máximo en cinco minutos, específicamente para acceder a la estación Caricuao.

A través de las redes sociales, la organización Metro Comunidad ha denunciado en reiteradas oportunidades la falta de seguridad del sistema en el tramo que va de la estación Mamera a Caricuao, trayecto que afirman no cuenta con la protección necesaria por lo que es blanco fácil para los delincuentes, que encuentran en los equipos la manera fácil de sustraer cables y piezas de bronce.

Obviamente, Metro Comunidad asegura que la falta de mantenimiento ha hecho mella en el sistema, empeora aún más las condiciones del servicio.

Estos problemas afectan a todas las estaciones que conforman las Líneas 2 y 4 del Metro de Caracas por el retraso que crea en el servicio, lo que hace que un usuario que va desde Zona Rental (Plaza Venezuela) a Caricuao tarde entre dos y tres horas en llegar a su destino (o más), cuando es un tramo que inicialmente está construido para ser cubierto en un lapso máximo de 45 minutos.

Tal es el caso de Daniela Rivas, habitantes de la UD-2 de Caricuao, quien aseguró que el tiempo de espera mínima de un tren se ha extendido a 30 minutos, lo que considera terrible porque antes la diferencia entre un tren y otro no pasaba de  10 minutos.

“He esperado hasta una hora y media porque llegue el tren, y no conforme con eso abordas una unidad siempre sucia, sin aire acondicionado y que se detienen a cada rato, aun así los operadores no dan los anuncios, no dicen qué pasa para uno saber”, dijo.

Para la joven habitante de la parroquia “lo que está pasando en la línea 2 es una completa desidia, el tren siempre se tarda porque usualmente solo están operando pocos trenes y cuando uno va a ir a la estación zoológico el tren pasa súper lento”, aseguró, agregando que lo que ocurre es falta de mantenimiento, sobre todo al sistema eléctrico del Metro de Caracas.

Para evitar el suplico cotidiano de horas de espera o parada en los túneles del Metro, Rivas ha decidido usar el sistema lo menos posible, optando por el trasporte superficial aunque tenga que pagar costos infinitamente más elevados que los cancelados -desde hace apenas una semana- en el subterráneo.

Ante esta crisis, la respuesta del Metro de Caracas ha sido ignorar la situación y restringir al personal el acceso a la información, así como mantener bajo estricta vigilancia a todos los empleados que operan en esa línea.

Esto no es todo, a través de las redes sociales los usuarios han difundido vídeos en los que se escucha cómo el tren resuena al pasar por un tramo debido, presuntamente, a la falta de mantenimiento de las vías y los trenes.

Ni los tickets llegaron a Caricuao

El Metro de Caracas anunció recientemente la reactivación del cobro de pasaje para viajar en el sistema, explicando que una semana antes de esto se comenzarían a vender los boletos y tarjetas.

El 16 de junio arrancó la venta de boleto sin que la compañía ofreciera explicación alguna de cómo sería y si los tickets se pudiesen comprar en cualquier estación como era habitual. No obstante, vecinos de Caricuao aseguran que la taquillas de las estaciones Zoológico y Caricuao estuvieron todo el tiempo cerradas, lo que impidió la adquisición de los boletos.

No fue sino hasta horas de la tarde del pasado 16 de cuando el Metro de Caracas informó a través de su cuenta de Twitter que no en todas las estaciones se estaría haciendo la venta.

Es más, las estaciones de la parroquia Caricuao no están incluidas en el plan de venta de boletos. Sí, así como lo lee: una zona con más de 100 mil habitantes quedó fuera de la venta de boletería y tarjetas, por lo que sus vecinos debieron acudir a otras parroquias a comprar sus respectivos boletos, viajando mínimo cuatro estaciones para ello.

Los vecinos dicen estar cansados. El Metro, que “era la mejor manera de salir de Caricuao”, se ha vuelto un calvario al que pocos se quieren enfrentar.

Fuente: Orianny Granado