Caraqueños se vieron obligados a caminar por los rieles del metro entre Ruiz Pineda y Mamera