Por DIDIANA PATRICIA ARCHILA

La Dirección de Salud de la Alcaldía de Baruta instó a la población a no generar alarmas innecesarias por el informe recientemente publicado por el Instituto de Biología Experimental, IBE, sobre la recepción y análisis de tres chipos capturados en el municipio.

«Es importante educar en salud a las comunidades y no crear alarma cuando esta no debe existir», indicó el director de ese despacho, Guillermo Veitía.

El doctor especificó en entrevista para El Nacional que los chipos son «pobres» transmisores del mal de chagas y que la simple picada no produce la transmisión del parásito, sino el contacto o la ingesta del excremento del insecto.

«El chipo defeca 15 a 20 minutos después de la picadura, y si no hay contacto en ese sitio donde picó, no va a existir riesgo», agregó.

La alarma que se generó con el informe emitido por el IBE este miércoles llevó a las autoridades de la jurisdicción a reunirse este jueves con el doctor Gilberto Payares, miembro de esa institución.

Veitía aseguró que trabajan de manera conjunta para hacer el estudio de los chipos que los vecinos puedan conseguir en sus viviendas, y así determinar si tienen el parásito transmisor de la enfermedad del chagas.

¿Cómo identificar un chipo?

Para reconocer el insecto, que se alimenta de sangre y puede picar a hombres y animales domésticos, se debe tener en cuenta que alcanza hasta tres centímetros de largo en diferentes tonalidades del color marrón con manchas oscuras alrededor. Su forma puede ser redondeaba u ovalada.

Vive junto a ratas silvestres, cachicamos y rabipelados en nidos de aves y madrigueras, en huecos y grietas de la corteza de árboles y grietas debajo de las placas de zinc. Pueden alcanzar hasta 20 pisos de un edificio e introducirse en viviendas elevadas.

¿Qué hacer si consigue y/o lo pica un chipo?

El doctor detalló que al conseguir un chipo este debe ser capturado sin tocarlo, preferiblemente usando guantes, con un frasco o una caja de fósforos; colocarlo en un envase con algodón húmedo y cerrarlo con una tapa con orificios; identificar el frasco con los datos del vecino: nombre, hora y lugar donde se encontró; y llevarlo a epidemiología del ambulatorio Minas de Baruta, al profesor Gilberto Payares –del Instituto de Biología Experimental en Colinas de Bello Monte– o al Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela.

Veitía destacó que, en caso de picadura, se debe acudir inmediatamente al Instituto de Medicina Tropical, donde realizan el despitaje de la enfermedad. Resaltó que tampoco se debe aplastar el chipo sobre la piel porque las heces podrían dispersarse.

«Si la persona fue picada el mismo día que trae el chipo, se le toma una muestra de sangre para saber si el paciente tiene chagas desde antes. Luego se repite la toma a los 20 días de haber sido picado. En caso de que un paciente dé positivo, de acuerdo con toda la metodología que se aplica en el Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela, se determina si está en fase aguda y se inicia tratamiento, y el instituto hace el seguimiento «, explicó.

¿Cómo protegerse?

Sugirió colocar mallas o telas metálicas en ventanas y puertas, y bandas de gomas (antibichos) en el borde inferior de estas últimas; sacudir las sábanas al acostarse; revisar cuidadosamente los zapatos y la ropa antes de vestirse; no acumular periódicos ni cajas de cartón, pues son posibles guaridas; además, hay que lavar muy bien las frutas y verduras antes de consumirlas.