Humberto Prado, Comisionado para los Derechos Humanos y Atención a las Víctimas, se pronunció sobre la masacre en la comunidad Pemón de Ikabaru, en el municipio Gran Sabana del estado Bolívar, al tiempo que exige “respecto, protección a sus derechos territoriales, consulta previa, y protección a su integridad y vida”.

lapatilla.com

“Tales hechos deben ser investigados y sus responsables sancionados. Un trabajo para la Comisión de Determinación de Hechos recientemente creada por la ONU para Venezuela, pues la falta de independencia de los poderes en Venezuela no garantiza credibilidad de resultados”, fue parte de lo expresado por el Comisionado en la cuenta en Twitter.

Prado, destaca que “esta sería la segunda masacre contra el pueblo Pemón. En febrero entre el 22 y el 27 de febrero de 2019 más de 25 indígenas pemones fueron masacrados durante los cinco días que duró la toma de Santa Elena de Uairén”.

Destaca además que “el 12 de julio el secretario general de la OEA, Luis Almagro, manifestó que el caso sería llevado ante la CPI” destacando que “lo ocurrido fue un nuevo intento de Nicolás Maduro en sacar de su territorio a esta etnia indígena, que ocupa espacios importantes en la zona minera del país”.