Un laboratorio con una fosa de donde sacaban petróleo fue localizado y desmantelado este viernes por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), delegación municipal Dabajuro, en una zona boscosa del sector Sabana Grande de Mene Mauroa, en el estado Falcón, informó Upata Digital.

El portal detalla que en ese lugar se procesaba de forma artesanal gasolina y gasoil y, posteriormente, era vendido en el mercado negro en dólares.

Una fuente ligada a la investigación reveló que hay nueve detenidos que fueron identificados como “Los balancines de Mene Mauroa”. Las investigaciones de este caso continúan, ya que debido a las indagaciones constataron que la gasolina y el gasoil procesado era comercializado en tres dólares el litro.

Finalmente, el caso fue puesto a orden de la Fiscalía XXI del Ministerio Público.

Venezuela ha presentado problemas con la falta de combustible, que ha generado largas colas por gasolina por varias horas en la ciudad capital, mientras que en el interior del país se agudiza la situación y es que las colas se registran hasta por más de un día.

Uso del diésel y posible concesión de Biden

Este jueves se conoció que expertos del sector petrolero ven viable que la administración de Joe Biden levante el veto al intercambio de crudo por diésel en el país, faltando pocos meses para que la nación agote sus reservas y se agrave la crisis humanitaria, reseñó Voz de América.

Jean Psaki, vocera de la Casa Blanca, expresó el martes el deseo de la administración Biden de promover una transición pacífica y democrática en Venezuela mediante elecciones libres y justas. También, aseguró que Washington “perseguirá a individuos” venezolanos implicados en corrupción y violaciones de derechos humanos, lo que pareció estar enfocado en sanciones individuales, no en las sectoriales, como se identifican a las restricciones vinculadas a operaciones de energía y finanzas del gobierno venezolano.

Varios analistas consultados por la Voz de América consideran que revocar la restricción no levantaría la presión a Maduro, y en cambio, evitaría que el país se quede sin diésel, esencial para el transporte de alimentos, la generación eléctrica y el transporte público.

“Es un combustible muy importante varias actividades que tienen relevancia humanitaria, en particular el transporte de alimentos, la generación eléctrica y el transporte público”, explicó a la VOA el eocnomista Francisco Rodríguez.

Actualmente, el país tiene inventarios de diésel para suplir la demanda mínima hasta finales de marzo, aseguró Luis Vicente León, director de Datánalisis, una firma consultora.