El nuevo Ayuntamiento de Madrid, formado por el Partido Popular y Ciudadanos, impedirá la celebración de actos que hagan apología del chavismo o de cualquier otra dictadura en los recintos públicos municipales. La decisión llega después de la agresión a un activista venezolano y un periodista en unas conferencias de propaganda impulsadas por el régimen venezolano. Así lo reseña ALnavío.

El Ayuntamiento de Madrid vetará la celebración de actos que hagan apología del chavismo o de cualquier otra dictadura en recintos municipales. El concejal del distrito de Salamanca, José Fernández, del Partido Popular, ha explicado que el gobierno municipal presidido por el nuevo alcalde José Luis Martínez-Almeida, no permitirá que el chavismo o sus aliados celebren actos de propaganda política en centros municipales que están destinados a fines culturales.

El gobierno de Madrid aseguró que “tienen claro” que los actos chavistas no deben tener cabida en los espacios públicos de la ciudad, ya que el gobierno local no debe permitir apología de ninguna dictadura “sea la del chavismo o la de Pinochet”, según explicó el concejal Fernández.

La alcaldía de Madrid explicó que los centros culturales deberán ser destinados a esos usos y no podrán ser utilizados para promover ningún tipo de propaganda política, tal como se había hecho en el gobierno anterior de la exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, según explicó el concejal. Carmena fue apoyada por Podemos, partido afín al chavismo, y también por Izquierda Unida, cuyos miembros participan activamente en la organización de actos impulsados desde la embajada en España de Nicolás Maduro.

El precedente violento

La decisión del nuevo gobierno municipal se produce dos semanas después de que el régimen venezolano impulsara la celebración de las jornadas “Vivienda en Lucha”, celebradas por un colectivo que se identifica como la “Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid”. El movimiento, que trabaja para impedir los desahucios de familias incapaces de pagar sus créditos hipotecarios, expuso la dura realidad de las familias españolas ahogadas por las deudas de la vivienda y presentó, como solución alternativa y positiva, la del régimen venezolano.

El acto contó con la presencia del exministro Farruco Sesto, responsable de la creación de la “Gran Misión Vivienda Venezuela”. Al finalizar el acto, un activista venezolano tomó la palabra para preguntar a los organizadores los motivos por los cuales apoyaban a representantes de una dictadura como la venezolana.

“El ayuntamiento vetará los actos que promocionen la dictadura chavista para evitar episodios de violencia como el de hace dos semanas que terminó con la agresión a un activista político y al periodista que grababa los hechos”

Tras la intervención de Manuel Rodríguez, activista venezolano y representante del partido La Causa Ren España, un grupo de espectadores lo rodeó para quitarle el micrófono y expulsarlo de la sala. Uno de los integrantes de los grupos de choque del chavismo golpeó en la cabeza al activista venezolano, que terminó siendo expulsado a patadas y empujones por los organizadores y los grupos afectos al régimen venezolano.

El acto, que terminó con lesiones a Rodríguez y al periodista que grabó las agresiones, fue celebrado en el Centro Cultural Buenavista, un local público del Ayuntamiento de Madrid. El nuevo gobierno municipal, que resultó electo tras los comicios de mayo pasado, aseguró que ha solicitado a los responsables del centro municipal la elaboración de un informe con todo lo ocurrido para abrir investigaciones y “evitar, a toda costa, que este tipo de situaciones se vuelvan a repetir en un recinto público”.

El concejal del distrito de Salamanca, barrio que alberga una enorme comunidad venezolana en Madrid, explicó que el nuevo alcalde Martínez-Almeida tiene una posición muy clara sobre el hecho y está de acuerdo en vetar los actos en los que se promueva la dictadura venezolana, dado que pueden ocasionar nuevos episodios de confrontación y violencia. Los agredidos han presentado partes de lesiones en los hospitales y en la policía.

Ciudadanos, que también gobierna la capital, y representantes del Partido Socialista han condenado la agresión contra el activista venezolano y el periodista que recibió la agresión (y que suscribe esta nota).

El concejal del nuevo gobierno recibió este lunes a las víctimas de la agresión y manifestó su rechazo a los hechos violentos ocurridos en Madrid, donde operan los grupos de choque alentados por el chavismo en España.

Explicó que el acto había sido autorizado por el anterior gobierno liderado por las confluencias políticas de Podemos, pero explicó que a partir de ahora el nuevo gobierno filtrará todas las peticiones procedentes de entidades afines al régimen chavista con el propósito de evitar nuevos actos de violencia en los centros públicos de Madrid.

Fuente: David Placer / ALnavío