CARACAS – El Departamento de Estado de Estados Unidos anunció este miércoles sendas recompensas de cinco millones de dólares por información que conduzca al arresto o condena de los exfuncionarios venezolanos: el exministro Luis Motta Domínguez y el exviceministro Eustiquio José Lugo Gómez, ambos relacionados con el ministerio de Energía Eléctrica y la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) de Venezuela.

Motta Domínguez fue ministro de Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec hasta abril de 2019, después de que un gran apagón que afectó a casi todo el país por varios días.

Lugo Gómez fue viceministro de finanzas, inversiones y alianzas estratégicas del ministerio de Energía Eléctrica, detalla el comunicado del Departamento del Estado donde se anuncian las recompensas.

FILE PHOTO: Four thousand U.S. dollars are counted out by a banker counting currency at a bank in Westminster, Colorado…
¿Cuán efectivas pueden ser las recompensas de EE.UU. por jerarcas del chavismo?
Analistas examinan los efectos políticos de la oferta estadounidense de sumas millonarias por información que permita capturar a altos dirigentes del chavismo, como el mismo Nicolás Maduro.

El texto recuerda que en 2019, Motta Domínguez y Lugo Gómez fueron acusados formalmente por conspirar para cometer lavado de dinero.

Esta nueva medida, agrega el despacho, sigue a las sanciones impuestas a ambos en julio de este año por presunta corrupción en la compañía eléctrica estatal venezolana.

El martes 29 de septiembre de 2020 EE. UU. también anunció recompensas por otros tres exfuncionarios venezolanos, en este caso, relacionados con el tráfico de sustancias controladas.

Los anuncios del miércoles se dan en el marco del programa de recompensas contra la delincuencia organizada transnacional (TOCRP, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado.

La lista de funcionarios venezolanos por los que EE. UU. ofrece recompensa incluye también al presidente en disputa Nicolás Maduro y a Diosdado Cabello, presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, entre otros.

Cuando salió la recompensa por Maduro, el gobierno en disputa aseguró que se trataba del «estilo de los vaqueros racistas del lejano Oeste» y demuestra «el desespero de la élite supremacista de Washington».

En su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas este mismo mes, el mandatario en disputa denunció que es víctima de un “ataque multiforme” por parte EE. UU.