“Oswaldo González nos demuestra su capacidad para hilvanar sus propias pasiones, su amable manera de tocar y verbalizar lo que hace tiempo quedó en su retina. Pero más, quedó en su alma, ese espacio que suele jugarnos malas pasadas, como ésta en la que un poeta se convierte en personaje de muchas historias contadas por otros. O por él, que es otro.”
Así percibió la dimensión de su obra, el periodista, crítico literario y poeta, Alberto Hernández, en el prólogo que escribió para Zona Muerta, del poeta González.

El poeta, escritor, perfomista, dramaturgo, locutor, libretista y docente, mirandino, muy apreciado y querido en el medio teatral venezolano, Oswaldo Antonio González Sánchez, (Los Teques, 30/octubre/1963), quien falleció  el viernes 3 de abril en la localidad de Carrizal; era miembro fundador del Teatro Estable de Villa de Cura, agrupación aragüeña, que marcó su debut en las artes escénicas, de la mano del maestro Orlando Ascanio. Egresado del Instituto Universitario de Teatro, IUDET, mención Producción y Gerencia Teatral; fundador del grupo Cerrado Teatro; se desempeñó como Productor y actor del Teatro Nacional Juvenil de Venezuela.

Coordinador de la oficina de Atención al Escritor de la Fundación Editorial El Perro y la Rana; durante cinco años, desde 2008 hasta 2013, hizo de coproductor y conductor del programa radial Voz de los Creadores, de la Fundación Casa del Artista. Para el momento de su deceso, ejercía la docencia en las cátedras de «Proyecto Artístico Comunitario» y «Performance y otras tendencias de Arte Contemporáneo», en la Universidad Nacional Experimental de las Artes (UNEARTE).

Autor de Zona Muerta, publicada en octubre 2010, por la Editorial La Mancha; un libro que González inicio, de manera laboriosa, a partir del Taller de Creación Literaria que dictara Efrén Barazarte en la Escuela de Música de Villa de Cura, en 1985. Otros de sus títulos: Lapidario, Antología poética. Ediciones Alcaldía de Zamora, Villa de Cura; El femenino arte de perder, de la trilogía Poetas del Interior, edición de la Secretaría de Cultura del estado Aragua 1991. Apagar resplandores, poesía, Blakamán Editores, Villa de Cura, poesía, 1996.

El poemario para niños: Baila, Micaela, baila; y en teatro: Cuatro monólogos sin logo, ediciones de la Fundación Editorial El Perro y la Rana. Cran Eola y sus Amigos en: Esta historia continuará, obtuvo en 2016, el Premio Nacional de Dramaturgia Gilberto Pinto, de la Fundación Casa Nacional de las Letras Andrés Bello.
Entre los numerosos reconocimientos que Oswaldo Antonio González se hizo merecedor, vale destacar la Mención Especial de la Bienal de Literatura Semana de la Juventud de la Fundación de Cultura de la Alcaldía de Ribas, Ateneo de la Victoria. Edo. Aragua. 1998. Mención Honorífica VII Concurso Nacional de Literatura Pedro R. Buznego, de la Casa de la Cultura Poeta Pedro R. Buznego, El Consejo, estado Aragua.1998. Orden Samán de Aragua, Gobierno de Aragua 1996.

Premio Bienal de Literatura Miguel Ramón Utrera de la Secretaría de Cultura de Aragua, 1995. Premio Festival de Monólogos Armando Urbina., de la Dirección de Cultura de la Alcaldía de Guaicaipuro, 1995. Mejor Actor Núcleo Miranda del Teatro Nacional Juvenil de Venezuela 1994. Condecoración Orden Vicente Emilio Sojo, Los Teques, 1993.

“CUENTOS PARA CURARSE DE LA RISA”
En septiembre de 2015, con el seudónimo “Panchito Pata Caliente”, se hizo merecedor, de manera unánime, del premio único de la VII Bienal de Literatura Infantil de la Contraloría General de la República Bolivariana de Venezuela y su instituto de capacitación e investigación en control fiscal y auditoría de Estado, COFAE, con “Cuentos para curarse de la risa”, por la originalidad de su temática; y su pertinencia social, al permitir al lector un acercamiento a una realidad sensible, a través del humor; y constituir un merecido homenaje a las personas que laboran con niños y niñas con salud comprometida.

EXCURSIONISMO: OTRA DE SUS PASIONES
Oswaldo González, amante del campismo, senderismo y excursionismo, solía con frecuencia realizar excursiones al Waraira Repano, pasión que lo llevó a investigar sobre el monumento natural más importante del país, indagaciones que en primera instancia presentaría como ponencia en la I Bienal del Sur, realizada en febrero de 2016, en el Instituto de las Artes, de la Imagen y el Espacio (Iartes), en un intercambio con artistas nacionales y otros provenientes de 40 países, entre ellos Brasil, Chile, Argentina y Palestina; investigación que luego, bajo el título “Parque Nacional Waraira Repano: Constructo Social y Materia para el Arte”, le mereció el Premio Nacional de Literatura «Stefania Mosca», mención Ensayo (2019), que será impreso y publicado por el Fondo Editorial Fundarte en el transcurso del año 2020.

González, artista integral con una sólida formación en las artes escénicas se paseó y manejó por una diversidad de herramientas de Gerencia Cultural y Social, así como en capacidad y experiencia, en la organización y ejecución de programas y proyectos en el área social y cultural.

Logró conocimientos y experiencia en organización de eventos, estrategias comunicacionales, y en gestión de espacios. Al punto de desarrollar una vasta capacidad para el trabajo con público y la coordinación de recursos humanos en las artes escénicas. Cualidades que demostró en todas y cada una de las facetas que le tocó desempeñar a lo largo de su carrera artística. ¡Descansa en Paz, Oswaldo González! ¡Vuela alto, Poeta!

Fuente: Hernán Colmenares