La visa de los tripulantes de los buques Negra Matea y Parnaso, que permanecen detenidos desde hace más de un año en Portugal, expirarían a partir del 15 de julio, por tal razón el personal ha mostrado su desesperación  y sensación de abandono por parte del gobierno de Maduro.

El buque Negra Matea está detenido por reparaciones, mientras que Parnaso bajo detención judicial.

Desde hace tres meses, los tripulantes no cuentan con provisiones para sus desayunos, por lo han solicitado en reiteradas ocasiones su desembarque.

La tripulación ha mostrado su descontento por la falta de pago, pues desde febrero no se les han hecho, lo que los obliga a solicitar el apoyo de otros tripulantes para comprar comida y utensilios de aseo personal.