El 10 de noviembre en horas de la tarde Evo Morales anunció su renuncia a la presidencia de Bolivia por medio de un comunicado transmitido por televisión. Luego de conocerse esta información, su residencia en Cochabamba fue violentada y saqueada. Posteriormente se publicaron videos de cómo quedó su “humilde” hogar y la comparación de su antigua casa en Orinoca.

Las costumbres bolivianas son de raíces sumamente humildes, pues muchos de los habitantes de esta país en pleno 2019 se mantienen como etnia para preservar su cultura en el paso del tiempo, Evo Morales proviene de estas bases populares, donde sus inicios fueron en una casita de barro y techo de paja.

Evo, luego de pasar 13 años consecutivos como gobernante de dicho país, logró “crecer” pues tras la violación de su propiedad se observó mediante videos posteados en redes sociales el cambio de estatus que obtuvo el “humilde presidente”, como lo describe el usurpador Nicolás Maduro, sumamente notable.

La pequeña propiedad consta, según el video, de tres pisos con ventanas altas, candelabros, mesa de seis puestos y un gimnasio privado, además de ligeros detalles como unos zapatos Nike y cuadros personalizados.

Por lo que se observa, es demostrativo una vez más que el “socialismo” de Evo Morales no es tan legítimo, pues muchas veces los atuendos que modeló el expresidente fueron prendas de alta costura, ciertamente con detalles propios de la cultura boliviana, pero nada “baratas”.