El exministro de Energía Eléctrica y expresidente de Corpoelec Luis Motta Domínguez, junto al exviceministro de Finanzas e Inversiones del mismo despacho, Eustiquio José Lugo Gómez, fueron acusado de lavado de dinero, según reseñó este 27 de junio el medio de comunicación The New Herald.

Según las autoridades estadounidenses, los exfuncionarios otorgaron 60 millones de dólares en contratos de adquisiciones con la estatal eléctrica a tres empresas que tienen sede en Florida a cambio de sobornos que les fueron pagados para beneficio personal.

De acuerdo con la acusación presentada ambos formaban parte de una red de corrupción que operaba mediante bancos instalados en Florida.

Los dos acusados desempeñaban sus funciones hasta hace poco, e incluso ejercían cuando ocurrieron los primeros dos grandes apagones que dejaron a los venezolanos por más de cuatro días sin suministro de energía eléctrica.

Tras el colapso del sector eléctrico, Motta Domínguez fue destituido de su cargo. El 2 de abril el propio gobernante Nicolás Maduro, en cadena de radio y televisión, informó que este sería sustituido por Igor José Gavidia León. Sin embargo, no ofreció mayores detalles sobre la decisión.