Una mansión valorada en 7,7 millones de dólares, una casa, un apartamento y tres garajes, evaluados en 35.000 millones de pesos y ubicados en Barranquilla. Esos fueron algunos de los siete bienes que le fueron incautados este martes al empresario Alex Saab.

La Fiscalía General de Colombia impuso medidas cautelares de embargo a siete inmuebles del empresario. La institución explicó que estas posesiones serían parte del patrimonio ilícito que constituyó el empresario a través de operaciones financieras irregulares.

Se constató que los bienes están a nombre de una sociedad que habría servido de fachada para ocultar el dinero obtenido por Saab mediante una empresa con la que realizó importaciones y exportaciones ficticias que representaron pérdidas para el gobierno de Colombia.

Saab está vinculado a una investigación por lavado de activos, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, exportación y/o importaciones ficticias y estafa. Además, en su contra hay una circular azul de Interpol.

El empresario colombiano ha sido acusado de ser un testaferro de Nicolás Maduro y de encabezar una trama de corrupción que se apoderó de recursos millonarios destinados a la compra de alimentos y mercados que llegaron a precios superiores en Venezuela y descompuestos.

El año pasado, en una operación trasnacional en la que intervinieron autoridades de Francia e Italia, se logró el decomiso de lujosas propiedades vinculadas a la modelo Camila Fabbri, pareja del empresario.

El operativo se efectuó luego de que Estados Unidos incluyó a Saab, a varios miembros de su familia y al menos cinco empresas en la llamada Lista Clinton, y vinculó sus actividades a una millonaria operación de lavado de activos de fondos ilegales de Venezuela.