¡Crístobal se te acabó el terror! ¡Esta es la Banda del Ciego!“, fue el grito amenazante de al menos 15 personas armadas previo a lo que se catalogó como la segunda masacre del año para el pueblo pemón.

El pueblo se resguardó en las zonas aledañas la comunidad indígena Ikabaru mientras que el grupo de matones hacía de las suyas. Una líder de la etnia y activistas de derechos humanos dijeron el sábado que al menos 8 hombres, entre ellos un nativo y un militar, murieron baleados.

Como es costumbre, las autoridades dieron la espalda a la situación y no han dado información sobre el hecho.

Zonas del estado Bolívar, fronterizo con Brasil, se han convertido en escenario de enfrentamientos de bandas rivales, militares y con distintas etnias indígenas por el control de la explotación de oro venezolano.

La masacre se produjo el pasado viernes 22 de noviembre por la noche, en la comunidad indígena Ikabarú, en Bolívar, donde habitan locales y miembros de la etnia pemón, Lisa Henrito, líder indígena de aquella zona.

De acuerdo con su relato, un grupo de sujetos vestidos de negro entró al pueblo y disparó contra hombres que se encontraban en el centro de la comunidad Ikabarú. “Fue un enfrentamiento entre bandas por el control de la zona” rica en oro, dijo Henrito.

Agregó que desconocen si las víctimas forman parte de esos grupos armados ilegales o los detalles de cómo ocurrió el ataque.

El pemón muerto fue identificado como Edidson Ramon Soto, de 47 años, dijo en la red social Twitter, Olnar Ortíz, abogado y miembro de la etnia baré quien es el coordinador de asuntos indígenas del Foro Penal, un grupo no gubernamental de abogados.