Con la disminución de los ingresos del petróleo y las sanciones de Estados Unidos, Nicolás Maduro ha estado confiando en la riqueza de las minas para mantener el gobierno a flote. Permitió que la industria ilegal y los grupos armados que los dirigen florezcan, generando una epidemia de violencia.

Puerto Ordaz fue alguna vez el centro industrial de Venezuela, un sueño modernista de grandes bulevares, filas de fábricas y puerta de entrada a un cinturón de ricos yacimientos petrolíferos que financiaron la generosidad del gobierno durante décadas.

Sin embargo, a medida que la economía se iba derrumbado, la ciudad moderna de acero y aluminio ha sido tragada por su pasado, transformada en poco más que un puesto de avanzada de las minas de oro a unas pocas horas de distancia en las márgenes del Amazonas.

El periódico inglés The Guardian llegó hasta Puerto Ordaz para retratar la cruda situación que atraviesan los habitantes de esta ciudad que en el pasado fue próspera.

«Allí, en las fosas pantanosas y plagadas de malaria controladas por bandas criminales, los hombres trabajan lejos como lo habrían hecho hace siglos. Los trozos de metal amarillo que extraen a través de un trabajo agotador ahora alimentan la ciudad. El oro se ha vuelto tan generalizado que el trueque de estilo medieval está reemplazando a las divisas en toda la ciudad», afirman los cronistas del diario.

Los trozos de metal amarillo que extraen a través de un trabajo agotador ahora alimentan la ciudad (Bloomberg)

Los trozos de metal amarillo que extraen a través de un trabajo agotador ahora alimentan la ciudad (Bloomberg)

El oro también paga cada vez más las facturas del gobierno nacional en la lejana Caracas. Con la disminución de los ingresos del petróleo y las sanciones de Estados Unidos, Nicolás Maduro ha estado confiando en la riqueza de las minas para mantener el gobierno a flote.

Así que el Ejecutivo ha permitido que la industria ilegal y los grupos armados que los dirigen florezcan, generando una epidemia de violencia, enfermedades y devastación ambiental.

«Más de la mitad de nuestros clientes quieren pagar en oro«, dijo un agente de bienes raíces en Puerto Ordaz. «Con la inseguridad no sabe quién sabe que tiene oro«, agregó al tiempo que pedía no ser nombrado por su seguridad.

Incluso las universidades han sido arrastradas por la fiebre del oro. «En noviembre, una de las chicas que está estudiando aquí me dijo: ‘Un título no es caro porque solo cuesta 2.5 g de oro [por semestre]‘», dijo Arturo Peraza, rector de la influyente Universidad Católica Andrés Bello.

«Fue la primera vez que aprendí el valor de una educación universitaria en gramos de oro. No podría haberlo imaginado«, agregó.

El oro también paga cada vez más las facturas del gobierno nacional en la lejana Caracas (Diego Giudice/Bloomberg)

El oro también paga cada vez más las facturas del gobierno nacional en la lejana Caracas (Diego Giudice/Bloomberg)

Los vendedores de metales se han apoderado de los centros comerciales y se sientan ociosos en hileras de tiendas que alguna vez vendieron artículos electrónicos o ropa esperando que los mineros lleguen con migajas amarillas para cambiarlas por efectivo.

Hombres con ojos cautelosos y armas apenas ocultas están parados cerca de las salidas principales. Son la cara pública más discreta de una epidemia de violencia alimentada en las minas pero que ya se está extendiendo más allá de ellas.

La fiebre del oro alimentó la proliferación de bandas armadas, reclutadas por el grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN), que fomentó la corrupción en las fuerzas de seguridad nacional y la inseguridad en Puerto Ordaz.

«Aquí, en el estado de Bolívar, tenemos las condiciones para financiar el caos, porque tenemos oro«, dijo Peraza.

Los vendedores de metales se han apoderado de los centros comerciales (Bloomberg)

Los vendedores de metales se han apoderado de los centros comerciales (Bloomberg)

«En Caracas no saben lo que está pasando aquí. Están tan centrados en la cuestión del petróleo porque ha sido el corazón económico del país durante 100 años. Pero el aceite se ha secado y nadie se ha dado cuenta de cómo cambió la realidad«, detalló.

El oro es mucho más fácil de transportar y menos complejo de extraer si tiene una fuerza laboral lo suficientemente desesperada como para hacer el trabajo sucio y peligroso a mano, subraya The Guardian.

Los hombres que buscan oro -y todos son hombres, las mujeres solo trabajan como cocineras o en burdeles- incluyen profesionales cuyos trabajos se vieron envueltos por la crisis o cuyos salarios han sido erosionados por la hiperinflación.

En las últimas décadas, mientras Venezuela nadaba en las fáciles ganancias del petróleo, las minas de oro parecían más una curiosidad histórica que una preocupación constante.

La ciudad de Callao, un centro regional y lugar turístico popular, era conocida principalmente por sus festividades de carnaval. Los visitantes paseaban por las tranquilas calles coloniales, donde las tiendas vendían joyas de oro hechas a mano y una empresa tenía una concesión para administrar una mina grande y moderna. Hoy nadie la visitaría por diversión.