Un informe de la Organización Mundial de la Salud intentó explicar la brecha que existe por sexo en la expectativa de vida, algo que se agudiza especialmente en los países más ricos

Las estadísticas son concluyentes: las mujeres tienen mayor expectativa de vida que los hombres en todo el mundo. Pero ¿por qué?

El informe Estadísticas Sanitarias Mundiales, elaborado por la Organización Mundial de la Salud, desglosa los datos por sexo por primera vez para explicar este fenómeno y añade otro dato: esta brecha es aún más pronunciada en los países ricos, donde las mujeres suelen vivir hasta 18 años más que los hombres.

«Desglosar los datos por edad, sexo y grupo de ingresos es vital para comprender quién se está quedando atrás y por qué», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. «Detrás de cada número en el World Health Statistics hay una persona, una familia, una comunidad o una nación. Nuestra tarea es utilizar estos datos para tomar decisiones de políticas basadas en la evidencia que nos acercan a un mundo más sano, más seguro y más justo para todos».

Si bien el desagregado por sexo de los de los indicadores globales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es actualmente posible en solo 11 de los 28 indicadores que pueden ser de interés, el informe permite identificar algunos elementos por los cuales los hombres mueren antes que las mujeres.

1. Nacen más hombres, pero…

Según las estimaciones de la OMS, más de 141 millones de bebés nacerán en todo el mundo este año. De ellos, 73 millones serán niños y solo 68 millones, niñas. Hay alrededor de 107 niños por cada 100 niñas. Sin embargo, como los hombres mueren antes que las mujeres, esta relación se invierte a lo largo de la vida.

En el grupo etario de 50 a 54 años, en 2016, la diferencia se equilibra la cantidad de hombres y mujeres. Para el grupo de 60 a 64 años, las mujeres ya son mayoría: hay sólo 95 hombres por cada 100 mujeres. Esto se agudiza aceleradamente en los grupos de mayor edad:

2. Las mujeres no solo viven más tiempo, sino que se mantienen saludables por más tiempo

Teniendo en cuenta las estadísticas más recientes, el informe sostiene que en promedio los niños nacidos en 2019 vivirán 69,8 años mientras que las niñas vivirán 74,2 años, una diferencia de 4,4 años. La expectativa de vida a los 60 años también es mayor para las mujeres: 21,9 versus 19,0.

Entre el 2000 y 2016, la expectativa de vida global al momento del nacimiento para ambos sexos combinados se elevó en 5,5 años, desde 66,5 a 72,0.

También aumentó la expectativa de vida saludable (HALE, por sus siglas en inglés) desde 58,5 años en 2000 a 63,3 en 2016. También en este punto las mujeres muestran mejores números: 64,8 contra 62 años para los hombres; y a los 60 años, 16,8 versus 14,8.

Los puntos representan las 40 principales causas de muerte a nivel global, con el área proporcional al número de muertes de 2016. Por cuestiones de espacio, sólo algunas causas han sido etiquetadas

3. A mayores ingresos, mayor es la brecha

La brecha entre la esperanza de vida de hombres y mujeres es más estrecha en aquellos lugares donde las mujeres carecen de acceso a servicios de salud. En los países de bajos ingresos, donde los servicios son más escasos, 1 de cada 41 mujeres muere por causa materna, en comparación con 1 de cada 3300 en los países de altos ingresos. En más del 90% de los países de bajos ingresos, hay menos de 4 enfermeras y parteras por cada 1000 personas.

Un niño de cada 14 nacidos en un país de bajos ingresos morirá antes de cumplir cinco años.

El cáncer de colon también se concentra en los países de ingresos bajos y medios-bajos.

4. Diferentes actitudes hacia la asistencia sanitaria

Cuando los hombres y las mujeres enfrentan una misma enfermedad, los hombres a menudo buscan atención médica menos que las mujeres. En los países con epidemias generalizadas de VIH, por ejemplo, los hombres tienen menos probabilidades que las mujeres de realizarse una prueba de VIH, menos probabilidades de acceder a la terapia antirretroviral y más probabilidades de morir de enfermedades relacionadas con el SIDA que las mujeres. De manera similar, los pacientes varones con tuberculosis parecen tener menos probabilidades de buscar atención que los pacientes mujeres con TB.

5. Diferencias en las causas de muerte entre hombres y mujeres

De las 40 causas principales de muerte, 33 causas contribuyen más a reducir la esperanza de vida en hombres que en mujeres. En 2016, la probabilidad de que una persona de 30 años muera a causa de una enfermedad no transmisible antes de los 70 años de edad es un 44% más alta en hombres que en mujeres.

Las principales causas de muerte que contribuyen a una menor expectativa de vida en los hombres son: enfermedades cardiovasculares (0,84 años), accidentes de tránsito (0,47), cáncer de pulmón (0,40), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (0,36), accidente cerebrovascular (0,32), cirrosis del hígado (0,27), tuberculosis (0,23), cáncer de próstata (0,22) y violencia interpersonal (0,21).

Algunas de las diferencias se pueden explicar genéticamente. Por ejemplo, los procesos asociados con el cromosoma X aseguran que las niñas tengan un sistema inmunológico más fuerte y, con mayor frecuencia, sobrevivan a la infancia. En 2017, el riesgo de que los niños murieran antes del quinto cumpleaños era un 11% más alto que el de las niñas. Sin embargo, en algunas poblaciones las tasas son similares o iguales entre niños y niñas, lo que es indicativo de la mortalidad evitable entre las niñas.

Otras causas, a su vez, están relacionadas con los roles de género. Como los hombres trabajan con más frecuencia en el sector del transporte, también son más propensos a ser víctimas de accidentes. El riesgo de que los hombres mueran en un accidente de tráfico es más del doble que el de las mujeres a partir de los 15 años.

Las tasas globales de mortalidad por suicidio fueron 75% más altas en hombres que en mujeres en 2016, y las tasas de mortalidad por homicidio son 4 veces más altas en hombres que en mujeres.

Los hombres están más expuestos a algunos factores de riesgo de enfermedades no transmisibles, como el consumo de tabaco y el consumo de alcohol.

Fuente: Infobae