La empresa Petrosaudi no solo se fue del país impunemente sin culminar dicha obra. Se presume que jamás cumplió con el contrato suscrito con PDVSA para la perforación de pozos en Costa Afuera. Su pasantía por el Municipio representó una estafa para los niños y jóvenes que soñaban con pertenecer al Sistema Nacional de Orquesta  

Texto: Otilio Rodríguez

Una de las obras inconclusas que quedaron a la posteridad en el municipio Bermúdez como una defraudación para el colectivo y que la mayoría de los carupaneros exigen respuesta y rendición de cuenta por las expectativas que generó en su momento, es la Sede de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Carúpano. Dicha edificación rubricada bajo acuerdo entre la Alcaldía, la empresa Petrosaudi y la estatal PDVSA, estaba prevista su culminación para finales del año 2015, jamás superó el 35% de avance, hoy se exhibe a la vista de todos los niños y jóvenes que algún día soñaron con formar parte del sistema nacional de orquestas de Venezuela.

Dicha obra de impacto social iba a albergar más de 1.200 niños y adolescentes, no sólo de nuestra jurisdicción, sino del resto de los municipios de Paria. Adicionalmente formaría parte de un gran complejo deportivo cultural por la paz y la vida que incluía una planicie exclusiva para la práctica del futbol que tampoco se finalizó. De todas esas series de estructuras las autoridades locales de ese momento apenas pudieron concluir las instalaciones de la Gran Base de Misiones “Hugo Chávez Frías”, conocido por todos como el gimnasio vertical.

Durante una inspección realizada en 2015 por el ex alcalde Julio Rodríguez, el director de la Orquesta Sinfónica Juvenil Henry Ugas, el gerente de Petrosaudi Alejando Agüero y el gerente de PDVSA Distrito Oriental Juan Santana, se informó a la prensa local que dentro del Plan Carúpano Ciudad Vanguardia se tenía previsto convertir al sur del Municipio en un área para la recreación y el reencuentro familiar.

El ingeniero Santana explicó que “el origen del financiamiento de la obra provenía de un fondo social producto de un contrato concedido a Petrosaudi para la perforación de pozos Costa Afuera, y que dentro de su responsabilidad social se encontraba la ejecución y culminación de la Sede de la Orquesta Sinfónica.

Por su parte, el ingeniero Agüero, detalló que Petrosaudi de manera activa trabajaban para solventar ciertos inconvenientes y llevar esta importante obra a feliz término. “Estamos trabajando para buscar soluciones con el propósito que la comunidad carupanera pueda disfrutar de estas instalaciones para promover su desarrollo social y cultural”, puntualizó.

Carupaneros exigen respuestas

Han transcurrido cinco largos años desde la última inspección a los esqueletos metálicos de la mencionada obra y ninguna autoridad nacional o regional se ha pronunciado para aclarar la razón y el porqué de la no culminación de la sede de la Orquesta Sinfónica prometida para los niños y jóvenes de Carúpano y Paria.

Carupaneros demandan una rendición de cuenta de quienes hoy ostentan el poder político. 6 de cada 10 consultados cuestionan la falta de autoridad que tiene el Gobierno Nacional para sancionar los responsables de esta defraudación al Municipio. Critican la impunidad de los hechos antes redactados y solicitan que se retome la planificación y culminación definitiva de esta obra para beneficio y satisfacción de los niños, niñas y adolescentes de Bermúdez y el resto de Paria.