Venezolanos acudieron al llamado del presidente encargado de la República, Juan Guaidó, y comenzaron a llenar las inmediaciones del distribuidor Altamira.