Por primera vez, una gran cadena de supermercados española compra en masa productos de comida venezolana. El convenio incluye la venta de tres grandes productos: arepas, tequeños y cachapas congeladas que se venderán en todos los Carrefour de España, la segunda cadena de supermercados del país.

Hace poco más de 10 años, Fernando Rodríguez, un joven emprendedor venezolano que comenzó a fabricar quesos en su propia casa, los vendía de forma ambulante en las oficinas de la empresa Técnicas Reunidas en Madrid, donde trabajaban centenares venezolanos. El producto era elogiado por su calidad y sabor artesanal y pronto comenzó a variar el catálogo que transportaba en el metro: cachapas, arepas y tequeños.

Hoy, una década después, Rodríguez sigue vendiendo los mismos productos, pero ya no hace venta ambulante. Su empresa, Antojos Araguaney, acaba de convertirse en el primer proveedor en masa de productos venezolanos de Carrefour, una de las grandes cadenas de supermercados del mundo y la segunda de España.

Antojos Araguaney ha logrado convertirse en proveedor oficial de Carrefour después de haber ejecutado una enorme inversión en certificaciones alimentarias de máximo nivel como la IFS (International Featured Standards) que exige la multinacional francesa (y las grandes cadenas españolas) para sus productos de alimentación.

Hasta ahora, el único producto con presencia en los grandes supermercados españoles (Mercadona, El Corte Inglés, DIA y Carrefour) era la archiconocida harinaPAN. Pero, hasta ahora, ninguna cadena había apostado con fuerza por variedad de comida venezolana capaz de atraer a cerca de 400.000 consumidores nacidos en Venezuela que viven en España, según los datos del Instituto Nacional de Estadística de España.

Con este movimiento, Carrefour intenta atraer a sus supermercados a las familias venezolanas que ya suponen un peso importante en la reñida batalla de los supermercados españoles donde los productos de alimentación cada vez cuentan con menos margen y el dominio de Mercadona (con 25% del mercado) supera con creces al segundo competidor (Carrefour con cerca del 10%).

El tequeño multinacional

La apuesta por el producto latino puede hacer ganar a Carrefour nuevos consumidores: la de las familias de inmigrantes. Y en esa estrategia entra Antojos Araguaney. El fabricante tendrá sus productos en las estanterías de Carrefour a un mismo precio: 6,50 euros la caja. Las cachapas vienen en cajas de 5 unidades mientras que los tequeños y las arepitas vienen en docenas.

Los tequeños de Antojos Araguaney tienen amplia presencia en casi todos los restaurantes venezolanos en España. La empresa se ha convertido en proveedor de cadenas de restaurantes de amplio alcance como La Cuchara, Apartaco y La Despensa, en Madrid.

La compañía cuenta con una enorme fábrica de producción en Rivas Vaciamadrid, en las afueras de la capital, y ha ido aumentando su capacidad de forma progresiva hasta alcanzar una producción de 45.000 tequeños al día.

Los tequeños han dejado de ser producto exclusivo de la comunidad venezolana y ya se han convertido en un producto que piden los españoles en cadenas de restaurantes con comida internacional como Goiko Grill, con una cincuentena de locales en España y que ha popularizado el producto entre la población española.

Antojos Araguaney ya había logrado entrar a los supermercados españoles con la venta productos étnicos a Costco, la gran cadena de hipermercados estadounidense en proceso de expansión en España. La compañía de origen venezolano logró colocar productos como su hummus con un porcentaje de garbanzo superior al 70%.

Antojos Araguaney cuenta con cuatro tiendas en España, dos fábricas (una en Madrid y otra en Tenerife) y más de 70 trabajadores. Sus productos ostentan dos certificaciones de calidad y seguridad alimentaria: la otorgada por la Comunidad de Madrid (Certificación M garantía de calidad) y la de APPLUS (International Featured Standards Global Market Food), dos certificaciones que han facilitado su entrada en los supermercados españoles.

En febrero de este año la compañía anunció la entrada en su accionariado de la familia Goicoechea, fundadora de la cadena de hamburgueserías Goiko Grill, que actualmente cuenta con una participación del 40%. Con este capital la compañía pretende convertirse en una referencia de comida venezolana y latinoamericana en Europa. Y la entrada en Carrefour es apenas el primer paso.